Los hinchas visitantes no pueden asistir a los estadios desde 2013.

El presidente se comunicó con la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, para comunicarle su deseo: "es una oportunidad histórica de mostrar madurez y que estamos cambiando".

El presidente Mauricio Macri sorprendió esta mañana al anunciar a través de redes sociales que le pidió a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que trabaje con su par de la Ciudad, Martín Ocampo, para garantizar la presencia de hinchas visitantes en las dos finales de la Copa Libertadores entre Boca y River.

Pocos minutos antes del anuncio, Guillermo Madero, director de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos, había descartado la posibilidad en una entrevista en radio La Red. En los mismos términos se habían expresado ayer el ministro porteño Ocampo y otras autoridades vinculadas a la organización de los partidos.

En principio, el primer encuentro decisivo para definir el campeón del torneo continental se jugará el sábado 10 de noviembre, a las 16, en La Bombonera. La revancha fue pautada para el 24 de noviembre.

Todavía está pendiente una resolución de la Conmebol sobre un planteo que realizó Gremio para que le quiten los puntos de la semifinal al "millonario". Entre hoy y mañana se conocerá la decisión, pero se descuenta que el equipo que preside Rodolfo Donofrio estará en la finalísima, no así su técnico que será sancionado por haber violado una sanción que le impedía ingresar al vestuario.

El último Boca-River por tornos oficiales que se disputó con simpatizantes de las dos parcialidades se jugó en 2013, en La Boca. El partido terminó 1 a 1 y no hubo incidentes. También se jugaron varios clásicos con ambas hinchadas en Mar del Plata y en Mendoza, por torneos de verano.

 

Fuente: Infobae.

Compartir

Comentarios