Por la causa no hay personas detenidas.

La denuncia la realizó un comerciante del sur de la provincia. Estiman que los sospechosos ya operaron por más de $1.5 millón.

La Justicia está investigando a tres hermanos acusados de operar con cheques apócrifos a cambio de efectivo. Se estima que ya operaron por más de $1.5 millón. No hay detenidos por la causa.

Una denuncia de un comerciante por engaño determinó que una Fiscalía del Centro Judicial de Concepción comience una investigación. La Policía, por órdenes  del Juzgado de Instrucción de la III Nominación, a cargo de Cristian Velázquez, realizó allanamientos en “La perla del Sur” y Alberdi.

Los policías secuestraron, en definitiva, sobres con dinero -en algunos, con $ 1.000 y $ 8.000-; “cadenas doradas, pulseras y anillos”; boletos de compraventa de vehículos; televisores; una significativa cantidad de teléfonos celulares; cintas para caminar; bicicletas; chequera de color azul; y sellos haciendo referencia a las profesiones de abogado y procurador y a un inspector de la Municipalidad de Concepción. También incautaron talonarios (en blanco) de la Dirección General de Rentas y documentación de compras.

Según se conoció, el fiscal Edgardo Sánchez, a cargo de la instrucción, habría solicitado la detención de los tres hermanos, y no se descarta la elevación de nuevos requerimientos para otros involucrados.

La victima

El comerciante que realizó la denuncia contó que un desconocido lo llamó por teléfono y le pidió el cambio de un cheque por más de $ 95.000, en un primer momento. “Se identificó como Ariel. Me dijo que tenía un familiar en estado grave de salud y necesitaba con urgencia el dinero. Además, me dijo que cambiaba cheques a un amigo mío, quien en ese momento estaba en Rusia viendo el Mundial de Fútbol. Por eso, me generó algo de confianza y le di mi número de teléfono particular para que tengamos una conversación más fluida”, relató el hombre en la presentación.

El comerciante recordó que esta persona se había presentado luego en su oficina. En ese momento, el empresario mercantil “consultó a través de internet el CUIT del tenedor del cheque y habría confirmado “el estado legal”. Así, accedió a cambiarlo “con un desagio del 8%”. Ese día, el desconocido habría intentado transar por otro cheque de $ 125.000, de acuerdo a la investigación. Días después, el empresario accedió a cambiar más cheques. Para ello, el tal Ariel habría enviado a una supuesta madre con el documento financiero.

De esta forma, se fueron presentado diferentes contactos y ofrecimientos comerciales a través del tal Ariel: habría aparecido hasta el gerente de una firma privada ofreciendo un cargamento con mercadería para concretar el cambio de los cheques.

Compartir

Comentarios