Una hermana de la víctima reveló que su cuñada habló con el supuesto asesino y este expresó: "me mandé una cagada".

Karina Abba estaba había sido vista por última vez la madrugada del domingo. El principal sospechoso del crimen es su primo, que fue detenido este martes y habría confesado el asesinato.

La joven que se encontraba desaparecida desde el pasado fin de semana en Huinca Renancó, Córdoba, finalmente fue hallada sin vida en la tarde de este martes. El cuerpo fue encontrado en un descampado de Villa Huidobro, en el sur de la provincia. 

Se trata de Karina Abba, de 17 años, quien había sido vista por última vez el domingo a las 7,20 cuando regresaba a su domicilio luego de haber salido a bailar a un boliche de la localidad pampeana de Rancul.

La jovencita regresaba en una camioneta junto a dos amigas y Mario, un primo, dueño del rodado. Las primeras informaciones aseguran que las dos amigas descendieron de la pick up, mientras que Karina siguió su marcha en compañía de su familiar.

Desde ese momento, nada más se supo de su suerte, incluso la del joven que este martes, luego de haber permanecido dos días prófugo fue detenido y trasladado hacia el Penal de Bouwer.

Cecilia, una de las hermanas de la muchacha, en diálogo con Cadena 3 señaló que Mario no respondió desde entonces a los mensajes enviados por WhatsApp y Facebook.

"Los recibe, nos clava el visto pero no contesta. Está conectado, pero no tenemos idea de dónde está", aseguró la mujer.

Cecilia había indicado más temprano que lo único que habían encontrado era la tapa del celular de la adolescente en una zona cercana a una laguna de Huinca Renancó.

La hermana de Karina señaló que Mario le contó a su cuñada que se había mandado una cagada y pedía perdón a toda la familia. "Le dijo que se había mandado una cagada y se tomaba la cabeza. Dijo que se iba a matar por lo que había hecho", afirmó.

El caso está siendo investigado por el fiscal de Instrucción de Huinca Renancó, Luis Marcelo Saragusti.

Fuente: Cadena 3.

Compartir

Comentarios