El programa carnicerías saludables nació en 2014 ya ya hay 200 establecimientos que pasan los controles. Foto: Clarín

Son 200 establecimientos de la Ciudad de Bs. As. que pasan un programa de control de la mercadería y los elementos de trabajo. Cómo se redujeron los casos de una enfermedad que puede ser mortal.

En Argentina se registran alrededor de 300 casos de Síndrome Urémico Hemolítico por año siendo el país donde se diagnostica la mayor cantidad de casos en todo el mundo. Esta enfermedad carece de vacunas y hay de un 2% a un 4% de casos mortales. Por ello, lo más importante es informarte para poder prevenirla.

En la Ciudad, entre 2008 y 2013 se registraron 211 casos de internaciones por SUH. Entre 2007 y 2013 se registraron 32 casos de SUH originados en el consumo de hamburguesas y 11 casos de SUH originados en el consumo de carne picada. Las carnicerías lideraban el ranking de lugares en donde se encontraba la bacteria que produce el SUH (con 18 casos), seguido de fast food (con 17 casos) y por supermercados (15 casos).

Por ello es clave saber en qué estado está en la carne a la hora de comprarla o de consumirla. Actualmente, a través de un programa de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) en la Ciudad hay 200 carnicerías que cumplen con los requisitos, pasan los controles y son certificadas como saludables.

El proyecto dirigido a las carnicerías porteñas nació en 2014 y estuvo orientado a detectar problemas asociados a las fallas en la implementación de BPM (buenas prácticas de manipulación). Fue creado por CONICET y el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA).

El Programa Carnicerías Saludables es un modelo preventivo que consiste en realizar un trabajo de extensión, con rigor científico, para determinar la aptitud de la carne picada fresca que se comercializa, e implementar medidas de intervención tendientes a mejorar la calidad de la carne a nivel de boca de expendio minorista.

Para la detección de las principales bacterias patógenas asociadas a la carne bovina, se utilizan técnicas de última generación desarrolladas y aplicadas por el Laboratorio de la Dirección de Higiene y Seguridad Alimentaria de la AGC. Se capacita a los carniceros para que cumplan con las buenas prácticas de higiene y manipulación.

Ricardo Pedace, Director Ejecutivo de la AGC, sostiene que “es fundamental trabajar en la prevención y este programa nos permite ayudar a los carniceros para adecuar las prácticas y reducir los riesgos de contaminación, que pueden afectar la salud de los vecinos”.

A partir del 2016, se maximizó el programa, se incluyó la realización de una encuesta de medición de riesgos, exclusiva del plan, y la toma de una muestra única de carne picada, para ser analizada en el laboratorio de la AGC. En 2017 se incorporó la primera inspección el hisopado de superficies, tanto de mesadas como de picadoras, además de la muestra de carne picada que ya llevaban adelante. Y ya en 2018 se incorporaron al programa 49 carnicerías más a las 151 que había, y en lo que va del año no se detectaron muestras contaminadas dentro del marco de este programa.

Consejos a la hora de ir a la carnicería

Verificar que la carne sea picada en el momento.

Verificar que en góndolas no existan luces que modifiquen el color de los alimentos.La carne vacuna debe estar alejada de la carne de pollo.

Los pollos deben estar en bandejas para evitar el goteo de jugos.

Compartir

Comentarios