El delantero sufrió una molestia en la cara posterior del muslo izquierdo y debió ser reemplazado por Darío Benedetto

Al delantero de Boca le tiró el posterior y tuvo que salir reemplazado por Benedetto, a los 26 minutos de la primera parte.

Transcurrían 20 minutos de la primera etapa. Boca buscó a Cristian Pavón sobre su banda, la derecha. El cordobés apretó el acelerador intentando llegar al balón, pero bajó el ritmo, su rostro se cubrió de fastidio, se tomó la cara posterior del muslo izquierdo. Y se desprendió de la pelota.

Fue toda una señal: el delantero, de 22 años, la figura del Xeneize hasta la previa de la Copa del Mundo, representaba uno de los dos punteros a los que apostó Guillermo Barros Schelotto para abrir la defensa de River, que puso 5 hombres en el fondo. Pavón buscó seguir, lo atendió el cuerpo médico y le aplicó un analgésico, regresó al campo de juego. Pero la molestia no le permitía correr con normalidad.

Guillermo Barros Schelotto no esperó a la opinión de Pavón. Enseguida hizo salir a calentar a Darío Benedetto. Y a los 25′, después de un remate al arco de Kichan cargado de frustración, lo reemplazó. A esa altura, el ex Talleres ya estaba en el piso, lamentándose porque debía abandonar el campo. Descargó su furia con el banco, a los golpes e insultando.

La entrada del Pipa, en compañía de Wanchope Ábila, una variante que Boca ensayó en la semana, centralizó aún más el ataque. Pavón, en conclusión, debió hacer fuerza desde el banco, mientras la dupla anotaba cada uno un gol.

Compartir

Comentarios