Rita Raisman, investigadora tucumana

La comitiva provincial, encabezada por el gobernador Manzur, participó de reuniones con representantes de centros de referencia en estudios médicos y de la industria farmacéutica.


En el marco de la misión internacional de intercambio cultural, académico y productivo, que encabeza el gobernador Juan Manzur en Israel, la comitiva provincial participó de reuniones con representantes de centros de referencia en estudios médicos y de la industria farmacéutica.

Sobre el valor de estas actividades, la investigadora tucumana, Rita Raisman, que hace 42 años trabaja en el Instituto del Cerebro y la Médula Espinal de París (Francia), especialista en la enfermedad de Parkinson, contó que desde hace siete años colabora con la investigadora de la Universidad Nacional de Tucumán, Rosana Chaín, que actualmente dirige el Instituto de Medicina Molecular y Celular Aplicada, perteneciente a la UNT, el CONICET y el Ministerio de Salud de Tucumán.
Un organismo que realiza estudios en medicina traslacional donde se aprovechan los conocimientos adquiridos en laboratorios para su aplicación experimental en pacientes.

Raisman declaró: “construimos una buena colaboración para estudiar y encontrar fármacos para tratar el Parkinson y el Alzheimer. Esto posibilitó desarrollar un nuevo instituto con grandes investigadores del Conicet y docentes gracias al apoyo del Gobierno de Tucumán, entre otras instituciones”.

En Israel, Raisman explicó que “gracias al Gobierno provincial pudieron visitar el Centro Médico Hadassah y laboratorios que trabajan en estudios moleculares de la enfermedad de Parkinson para hacer un proyecto conjunto para aportar al tratamiento de enfermedades neurodegenerativas”.

Semillero científico  

“Estando en Europa pensé cómo podía hacer para compartir con el medio todo lo que aprendí, por eso contribuí a la formación de siete investigadores tucumanos con el otorgamiento de becas Houssay”, contó la investigadora que reside en Francia, que dijo que la idea es que se formen en París y vuelvan a Tucumán para codirigir programas de investigación.

Además, la investigadora propuso a las autoridades locales que se realice un censo de investigadores tucumanos que trabajan en el extranjero.

Por su parte, Rosana Chain, investigadora del Conicet y docente de la UNT, titular del Instituto de Medicina Molecular y Celular Aplicada de Tucumán contó que “a partir del 2011 trasladamos la investigación al campo de la neurobiología. Iniciamos una colaboración con el centro de París. Hace un par de años encontramos que un viejo antibiótico que se usa en la clínica médica, tendría una función de neuroprotector”.

Y señaló que “para poder desarrollarlo necesitamos la colaboración de la industria farmacéutica para probar las moléculas en grupos humanos en escala experimental. Es por ese motivo que en Israel tuvimos entrevistas con representantes de la industrias farmacéuticas y de centros de investigación de referencia”.

Compartir

Comentarios