Además, organizaciones sociales esperan ser atendidas por Carolina Stanley.

Miembros de la CGT y piquiteros elevaron el pedido el Gobierno. Se busca paliar los efectos de la crisis.

Después de firmar el decreto que fija un bono de fin de año de $5.000 para losasalariados y un mecanismo para dilatar los despidos, el Gobierno deberá resolverahora el pedido de un refuerzo similar para siete millones de jubilados y para losbeneficiarios de 10 millones de planes sociales, cuyos ingresos también se vieronafectados por la pérdida de poder adquisitivo. 

Se trata de medidas queintegran el amplio paquete de blindaje social con el que las autoridades apuntan amoderar el impacto del plan económico y contener la conflictividad social, que lasemana pasada ya empezó a registrar un aumento por las paritarias y la carestía.

El defensor de la Tercera Edad, Eugenio Semino, solicitó a principios de la semanapasada al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, y al de Hacienda, Nicolás Dujovne, un “urgente reajuste de emergencia” para 6,9 millones de jubilados,pensionados y discapacitados. 

Por escrito, Semino les pidió una suma de $5.160 en tres cuotas sucesivas de $1.720, a pagarse en diciembre, enero y febrero. La idea es que no sea por única vez, sino que se incorpore al haber, de modo que sirva como base de cálculo para elincremento de marzo, fijado por la Ley de Movilidad.

 

"Los recursos en el sistema están para afrontar la erogación", señaló en la carta eldefensor, quien advirtió que "los jubilados no necesitan una dádiva para el pan dulcede fin de año, sino que se reconozcan efectiva y no discursivamente sus derechos". De ese modo, apuntó al excedente de de la cartera del Fondo de Garantías de Sustentabilidad, que a fines de septiembre alcanzó $1.676.183 millones.

La movida cuenta con el respaldo del triunviro de la CGT, Héctor Daer, con quien Semino acordó impulsar en tándem sus reclamos. 

“Hablé con Daer y está de acuerdo con la idea. La negociación de ellos sigue estasemana y van a incluir algo para los jubilados”, confirmó el representante de la tercera edad. 

En el marco del diálogo con Sica, el sindicalista sumó además otros dos pedidos paralos jubilados: el adelantamiento a diciembre del aumento previsto para marzo de 2019 (que llevaría el haber a $10.442) por la movilidad, y un bono alimentario por unvalor cercano a los $5.000 reintegrable a través de las compras en supermercados, una propuesta que el Gobierno ya intentó aplicar sin éxito a través del descuento delIVA en los consumos con tarjeta. 

Eugenio Semino, defensor de la Tercera Edad.

 

Los reclamos apuntan a morigerar el impacto de la inflación sobre los haberes que, según los cálculos del defensor y la consultora ACM, perderán este año cerca de 20 puntos porcentuales en su capacidad de compra.

Esto se debe a que la jubilación mínima en diciembre será de $8.673 por el aumentodel 7,8% previsto (un 28% anual), una cifra por debajo de la canasta básica deljubilado medida por la defensoría, que llegará en ese mismo mes a $23.500. 

La pérdida no solo se debe a la brecha creciente entre los ingresos y una inflaciónesperada superior al 40%: también hay que sumar el efecto “empalme” por elcambio de fórmula de reajuste entre septiembre de 2017 y marzo de 2018, productode la reforma previsional.

En diciembre pasado, el Congreso aplicó una nueva fórmula compuesta en un 70% por la inflación del INDEC y un 30% por el salario promedio de los trabajadoresregistrados (Ripte).

En su momento, el Gobierno aseguró que los cambios no impactarían en losingresos. Pero al eliminar la recaudación tributaria de su base de cálculo y medir lainflación con un rezago de tres meses (efecto empalme), el mecanismoimplementado trajo aparejado un deterioro en los haberes y las prestacionessociales, algo que por estas horas y en voz baja reconocen las propias autoridades.

 

En el Gobierno, que recién el lunes firmó el decreto para los trabajadores privados yconfirmó el beneficio para los empleados estatales, mantienen discreción sobre laeventual extensión de la medida a otros sectores de la población.

Consultados por posibles anuncios sobre un alivio de fin de año, tanto en laSecretaría de Trabajo como en la ANSES, una cartera que depende de esa área, aseguraron a este medio que por el momento “no hay nada”.

"Aguinaldo social"

En cuanto a los planes sociales, por estas horas el Ministerio de Desarrollo mantieneabiertas las negociaciones con los movimientos territoriales. Luego de que un sectormás duro se movilizara el miércoles de la semana pasada y fuera recibido porfuncionarios de segunda línea, el “triunvirato” de organizaciones de perfil másmoderado, integrado por Ctep, CCC y Barrios de Pie, aguarda en los próximos díasun contacto cara a cara con la ministra Carolina Stanley. 

Piden un bono de fin de año y un aumento de emergencia para los beneficiarios delos casi 10 millones de planes de asistencia social, junto con un refuerzo alimentariopara los comedores. El objetivo es compensar la pérdida del valor de lasasignaciones, que aumentaron un 25% en el año.

 

 “Queremos para fin de año un esquema de aguinaldo que nos permita obtener unasuerte de sueldo extra de $5.500 en diciembre”, dijo a iProfesional Daniel Menendez.

El Gobierno es consciente de que ha ingresado en un escenario diferente, marcadopor la cumbre del G20, la cercanía del fin de año y el inicio de la campaña electoral,lo que favorece una mayor polarización de los actores políticos, incluidos losdirigentes barriales. 

Los movimientos realizarán un acto en la cancha de Atlanta pare rechazar lapresencia de los líderes del mundo que participarán del foro global en CostaSalguero entre el 30 de noviembre y el 1° de diciembre.

En vísperas de la visita de Donald Trump, el 25 de noviembre comenzará la “semanade acción global contra el G20”, que incluirá una movilización el viernes 30, actividades en otras partes del país y protestas simultáneas en las embajadasargentinas de varios países. Mientras que el 29 se realizará la “Cumbre de losPueblos” frente al Congreso.

La tensión se refleja en la creciente interna para encarar la protesta social que dividea Cambiemos en un ala dura, encabezada por la ministra de Seguridad, PatriciaBullrich y otra más negociadora, liderada por Stanley. 



La influencia de Bullirch en el manejo de la protesta se hizo evidente en las medidasque comandó su cartera para desalojar el Congreso el mes pasado, cuandoDiputados aprobó el Presupuesto. Además, la ministra está a cargo de la seguridaddurante el G20 a través de un operativo inédito que busca “vaciar” la Ciudad y aislarlas manifestaciones, como adelantó semanas atrás iProfesional.

Pero la titular de Desarrollo todavía preserva un margen significativo de poder, gracias a su rol privilegiado de interlocutora con la Iglesia y los líderes sociales. Elprincipal foco de preocupación es la provincia de Buenos Aires, en donde la pobrezaya supera el 30%. La idea es evitar que se repitan los saqueos registrados enseptiembre pasado en más de siete localidades del país, incluido el distritogobernado por María Eugenia Vidal.

 

Fuente: IProfesional

Compartir

Comentarios