Final Copa Libertadores (Juano Tesone).

Los cardiólogos afirman que estos partidos son un “caldo de cultivo” para problemas cardiovasculares.

Dos goles de River, otros dos de Boca. Varias tarjetas amarillas. La posibilidad de que vuelva la lluvia, que ya había postergado el tan ansiado encuentro. Es innegable que la definición de la Copa Libertadores empezó con un partido "para el infarto". Literalmente, porque los cardiólogos definen a estos eventos deportivos como un "caldo de cultivo" para el estrés y las complicaciones cardiovasculares.

El cardiólogo Guillermo Bortman, director médico de Boca, dijo a TN que alrededor de 100 hinchas fueron atendidos entre el sábado y el domingo. "Lo más importante es que no hubo nada crítico, nada grave. Hubo derivaciones, pero no hubo situaciones dramáticas como a veces tenemos", informó.

"La cantidad de personas atendidas fue el doble de lo habitual", sostuvo Bortman, al compararlo con otros partidos en la Bombonera. Y agregó que "el ataque de pánico y la sensación de angustia" fueron lo más recurrente. "Terminaron todos con electrocardiograma", señaló.

"La cancha de Boca es la que está mejor preparada", explicó a Clarín Jorge Tartaglione, presidente de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA). Cuenta con 16 desfibriladores, un tomógrafo, y 32 rescatistas.

En los últimos años -desde que se generó un espacio "cardioseguro" de la FCA- hubo 16 problemas cardíacos, de los cuales 13 son pacientes que están vivos. "Se salvaron porque el estadio de Boca es cardioseguro. Es el que está mejor preparado. No todos los estadios están así", dijo Tartaglione.

La prevención se extendió más allá de la cancha. Desde el SAME informaron a este medio que, durante el partido, hubo dos hospitales generales de agudos -el Argerich y el Penna- en alerta amarilla, "por si pasaba algo". Los voceros informaron que "cada vez que hay un partido, ellos están en alerta".

De todos modos, este lunes el SAME confirmó a Clarín que "no se registró un aumento de consultas" motivados por el partido. Lo mismo pasó en la empresa de emergencias médicas Vittal: "No hubo cambios significativos, en consultas ni en llamados, con respecto a otros domingos", señalaron. Tampoco se vieron movimientos especiales en la guardia del Hospital Austral: "No hubo ninguna consulta asociada", comentaron los voceros.

"Hay muchos apasionados que los afecta. La evidencia médica y las estadísticas lo dicen. Además, siendo un partido extremadamente vibrante, con dos goles por un lado y dos goles por el otro, la verdad que sí, es probable que haya afectado a mucha gente. Esperemos que no haya pasado nada", analizó Tartaglione, minutos después de finalizado el partido.

"Está demostrada la importancia del fútbol. Lo mismo que una guerra, o un terremoto, son eventos que afectan a mucha gente. Esto es real, lo vivís. Existe y se vive de esta manera", sigue Tartaglione. "Estamos hablando de un estrés agudo sobre una población vulnerable. Yo creo que Argentina en este momento padece un estrés del orden crónico por un montón de cosas, entre ellas, una crisis importante. Entonces, ese estrés crónico hace que sea mucho más vulnerable el impacto del estrés agudo. Es como un caldo de cultivo", concluye.

En 2009, la Sociedad Argentina de Cardiología quiso evaluar la prevalencia de emergencias cardiológicas durante en fin de semana del Boca-River. Hizo un relevamiento en 12 hospitales porteños durante un fin de semana común y lo comparó con el fin de semana del Superclásico que se jugó el 4 de mayo de 2008 en la Bombonera. Se registraron 86 eventos cardiovasculares durante el fin de semana del Superclásico comparado con 78 en el común.

Esa investigación fue la primera de su tipo en la Argentina y obtuvo similares resultados a los estudios publicados en revistas científicas internacionales. En 2006, durante el mundial de Alemania, cada vez que jugaba la selección de ese país se incrementaba el número de pacientes que ingresaban a las unidades coronarias de Múnich. En el 2010, en el Mundial de Sudáfrica, jugaba Uruguay contra la república de Ghana y la última definición fue por penales. En ese momento, una mujer uruguaya tuvo un infarto en su casa. En el Mundial de 1998, cuando Inglaterra fue eliminada por la Argentina en definición por penales, se incrementaron en todo el Reino Unido un 25% las internaciones por infarto de miocardio los tres días posteriores al partido.

Cómo evitar que la Copa Libertadores afecte tu corazón

La directora médica de Vittal, María Valeria El Haj, describe lo que debemos tener en cuenta para el próximo superclásico entre Boca y River que definirá la Copa Libertadores:

* Mantener la toma de medicamentos prescriptos y respetar los horarios.

* Descansar como mínimo 8 horas. Si es necesario, tomar una siesta.

* La alimentación es clave: no agregar sal a las comidas y evitar exceso de alcohol.

* Tomarse todo con la mayor calma posible.

* Ante un dolor de pecho o alguna sensación desconocida en el cuerpo se debe consultar al médico de manera urgente.

* Vigilar la tensión arterial.

Compartir

Comentarios