Marcha atrás con los aumentos de las naftas.

Así lo expresaron desde Capega, luego de que YPF comunicara que los precios ya llegaron a un equilibrio, y que Shell y Axion dieran marcha atrás con los aumentos. Rentabilidad y caída en las ventas.


Los precios de los combustibles de la petrolera YPF alcanzaron la paridad de importación, es decir llegaron al equilibrio que atiende el valor del dólar, del crudo internacional y los biocombustibles, por lo que de sostenerse no requerirá nuevos ajustes en los surtidores. Así lo anunciaron desde la compañía. 

A YPF se le sumaron Shell y AXION que también dieron marcha atrás con los aumentos en las naftas. No es tanto la caída del precio del petróleo, que ya está a valores de principios de año, ni el retroceso del dólar de $ 42 a $ 37 en el último mes y medio. Es la expectativa de perder mercado lo que hizo que las petroleras dieran marcha atrás con los aumentos de entre 5 y 7% que habían definido a principio de mes. Fue para no quedar desfasadas con los incrementos de YPF, que subió sus productos la mitad de lo que remarcaron sus rivales.

Gonzalo Rodríguez "En el caso de Axion y de Shell bajaron sus precios porque cuando fue el último aumento lo hicieron el doble de lo que aumentó YPF, entonces acomodaron los precios por una cuestión de competencia con YPF", señaló el titular de la Cámara de Comerciantes Derivados del Petroleo, Gas y Afines (Capega), Gonzalo Rodríguez.  

El empresario recordó que el costo de elaboración de los combustibles líquidos se establece en base al valor del dólar, del petróleo y los biocombustibles, y "según lo que manifestó YPF es que con los precios actuales estarían en un punto de equilibrio al cual se venía tratando de llegar con todos los aumentos que se vinieron dando durante el año". 

Para Rodríguez, la decisión de las petroleras les da "un poco más de previsibilidad en cuanto a que en principio no va haber nuevos aumentos importantes, siempre y cuando, no sufran alguna variable algunos de estos tres indicadores". 

En cuanto a la rentabilidad, el mensaje no fue tan alentador, al explicar que este parámetro "está dado por precio por cantidad, en la medida que fue aumentando el precio fue aumentando la rentabilidad, pero por otro lado fue disminuyendo la venta de combustible, entonces se hizo neutro ese aumento de rentabilidad, o sea que practicamente se mantuvo estanca".

Rodríguez comentó que a partir de los numerosos aumentos que se fueron dando en los combustibles hubo una caída cercana al 10% interanual de la demanda total. También, se registró el pasaje del consumo de naftas Premium a naftas Súper y la conversión de vehículos a gas. 

Compartir

Comentarios