Néstor Pitana quedó de esta manera descartado para dirigir su segunda final tras la definición de Rusia 2018.

El uruguayo fue designado oficialmente por la Conmebol para arbitrar el partido de vuelta. Su último antecedente por Libertadores es el encuentro entre el Millonario y Gremio en Brasil.

El árbitro uruguayo de 42 años, Andrés Cunha, tendrá el privilegio de arbitrar la final de vuelta de la Copa Libertadores entre Boca y River el próximo sábado 24 de noviembre. Estará acompañado en la terna por los jueces de línea Nicolás Tarán y Mauricio Espinosa, de la misma nacionalidad, y por el cuarto árbitro peruano, Andrés Carrillo. El VAR estará a cargo del chileno Leodán González.

Cunha ya dirigió dos veces a cada equipo en esta edición de Copa Libertadores: por el lado del Millonario, registra un triunfo, aquel histórico 2-1 a Gremio en Porto Alegre que determinó el pase de River a la final, y un empate ante Flamengo en fase de grupos, como local, sin tantos; en cuanto a Boca, arbitró dos empates del equipo de Barros Schelotto en tierras brasileñas: el 1-1 ante Palmeiras en fase de grupos, y ante Cruzeiro, por el mismo tanteador, por los cuartos de final.

Algunos hinchas de River habían protestado su designación por su participación como responsable del VAR que perjudicó al equipo de Marcelo Gallardo en la eliminación de la Libertadores de 2017 ante Lanús.

Compartir

Comentarios