El hecho ocurrió en el domicilio del magistrado.

El elemento sería similar al que explotó en el Cementerio de la Recoleta. Hay un sospechoso detenido.

Durante las primeras horas de la noche, un incidente sacudió la calma del barrio de Belgrano. Es que habrían querido atentar contra el juez federal Claudio Bonadio. Según se conoció hasta el momento, se habría tratado de un artefacto similar a los que fueron hallados en el Cementerio de la Recoleta, el cual fue arrojado por un hombre hacia el patio delantero del domicilio del magistrado. De todas maneras, el agresor, de 26 años, ya fue detenido por la custodia que se encontraba en el lugar.

 

"Hay un importante despliegue policial y ya notificaron a la Justicia Federal de turno", explicó Paulo Kablan en declaraciones a C5N y agregó: "Bonadio se encontraba en su casa", la cual se encuentra en el barrio porteño de Belgrano. Según se conoció, el autor del fallido atentado es un hombre de 26 años, de nacionalidad argentina, que arrojó a través de la reja de la vivienda una bolsa plástica conteniendo tubos y cables similares a un artefacto explosivo.

Tras realizar este movimiento, el hombre, que fue identificado como Nicolas Violá, se dio a la fuga. El personal de consigna de la comisaría 12 que se encontraba en el lugar comenzó la persecución y lograron detenerlo a una cuadra del domicilio de Bonadio, en Washington y Olazábal. De todas maneras, por el momento no está claro si este artefacto se encontraba en condiciones de detonar, aunque advirtieron que eran similares a los que estallaron en el Cementerio de la Recoleta.

El hombre acusado de querer atentar contra Bonadio

 

 

"Si está preparado o no para detonar, no se sabe. Están trabajando los peritos en explosivos del Cuerpo de Bomberos", resaltó el periodista, al tiempo que, para tranquilidad del barrio, que ya vivió dos detonaciones por parte de los expertos que se encuentran en el lugar, destacó que "la situación ya se encuentra controlada".

Por otro lado, resaltó que tanto el artefacto encontrado en el domicilio de Bonadio, más específicamente debajo del auto, y los encontrados en la mítica necrópolis son "parecidos". "En el caso de Recoleta, estaban programados para detonar 55 minutos después de su activación", explicó Kablan, al tiempo que recordó que no llegó a cumplimentar ese requisito, ya que estalló mientras la mujer, que se encuentra internada, lo estaba manipulando.

"El artefacto que arrojaron es muy similar, pero es prematuro conocer si estaba en condiciones de detonar. De todas maneras, ante la duda, los especialista manipularon el objeto (que había sido descripto como caño-bomba) y buscaron hacerlo detonar en la calle", concluyó el periodista especializado en policiales. 

 

Fuente: El Intransigente

Compartir

Comentarios