La celebración del Día Mundial del Aire Puro fue instaurada en 1977.

Como cada tercer jueves de noviembre, se conmemora este día por la OMS con el objetivo de reflexionar sobre la situación actual y la toma de conciencia pública respecto a los riesgos que produce el aire contaminado.


La celebración del Día Mundial del Aire Puro fue instaurada en 1977 y establecida el tercer jueves de noviembre por la Organización Mundial de la Salud (OMS) debido a su preocupación por las emisiones contaminantes que afectan la salud de las personas y en respuesta a movilizaciones de la sociedad civil en pro del cuidado del medio ambiente.

En ese contexto, la jefa del Departamento de Prevención de Riesgos Ambientales, ingeniera Julieta Migliavacca, contó: “Este día tiene como objetivo concientizar a la población sobre el deterioro del medio ambiente por contaminantes de gases industriales, de vehículos, incendios forestales. Además de diversas situaciones que contaminan el aire y hacen que la gente no pueda respirar aire puro”.

Este año del 30 de octubre al 1 de noviembre en Ginebra, Suiza (Sede de OMS), se realizó la primera conferencia mundial sobre contaminación del aire y salud. La misma se llevó a cabo por la Organización de Naciones Unidas del Medio Ambiente, la Organización Meteorológica Mundial y la Coalición por el Clima y el Aire libre. Su objetivo fue mejorar  la calidad del aire, luchar contra el cambio climático y salvar vidas.

“Estos eventos marcan que los organismos ambientales de salud mundialmente reconocidos están preocupados por este tema. Lo más importante que se habló en esta conferencia es que aproximadamente el 91% de la población respira aire insalubre y causa 7.000.000 de muertes anuales”, explicó la profesional.

Otro de los ejes es trabajar en minimizar el impacto del cambio climático con acciones como por ejemplo: el uso de energía renovable que evita la combustión de combustibles fósiles que contaminan. Esto ayuda a obtener un aire más limpio.

Las estrategias planteadas por la Organización Mundial de la Salud son: reducir emisiones en los transportes, tratamientos en los residuos y producir energías más amigables con el medio ambiente.

“La conferencia estuvo orientada al derecho de cada ciudadano a respirar aire limpio. Se dijo que 9 de cada 10 niños no respiran aire puro en el mundo. Se lanzó un programa llamado BreatheLife, en los cuales los gobiernos locales pueden subscribirse para mejorar la calidad del aire en su ciudad”, agregó Migliavacca.

Cabe destacar que en esta conferencia mundial del clima, los referentes de la OMS tomaron ciertos compromisos para los establecimientos de salud, como por ejemplo comenzar a generar energías limpias, crear una plataforma de trabajo interdisciplinario e interregional donde se pueda ver el trabajo en distintos países y minimizar las acciones del cambio climático. Además de aportar a tener un aire puro, aumentar los recursos financieros para estudiar salud y contaminación.

Compartir

Comentarios