Zona donde ocurrió el tiroteo. (Foto La Gaceta)

Pablo Ariel Rebollo tenía muerte cerebral y su cuadro era irreversible. El cabo, de 40 años, recibió un disparo cuando intentaban realizar un control vehicular.


Los médicos hicieron todo lo que estaba a su alcance, pero no pudieron salvarlo. Pablo Ariel Rebollo, el efectivo de la Policía Federal que fue baleado ayer durante un enfrentamiento con delincuentes en la zona de La Costanera, falleció alrededor de las 13.

La doctora Olga Fernández, directora del Hospital Padilla, confirmó la noticia en LV12: " El diagnóstico del fallecimiento es muerte cerebral ".

El cabo, de 40 años, formaba parte del equipo de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal, con sede en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y había llegado a la provincia hace pocos días para realizar un trabajo especial.

Rebollo se encontraba junto a un compañero, el agente Damián Gallicchio, en la avenida de Circunvalación, entre las calles Cuba y Guatemala, frente a la Costanera Norte, intentando realizar un control vehicular. Estacionaron la camioneta a un costado de la autopista y Rebollo, que estaba de civil, bajó con un cono para colocarlo en el pavimento. En ese momento se acercaron dos motochorros para asaltarlo.

El policía se identificó como tal pero no le dieron tiempo a sacar el arma y le pegaron un tiro en la boca. Su compañero, que observaba la escena desde la camioneta, comenzó a hacer disparos y mató a uno de los delincuentes, mientras que el cómplice resultó herido.

Compartir

Comentarios