Con el entrenador argentino viendo el encuentro desde la platea, el equipo de Sinaloa derrotó 1-0, como visitante, a Zacatecas para meterse entre los cuatro mejores.

Con unos anteojos tan dorados como el color que representa a su equipo y sentado en la platea del estadio Carlos Vega Villalba de Zacatecas, Diego Maradona tuvo que saber sufrir para después gozar de un triunfo tan necesario como valioso de su equipo. No le quedaba otra al Gran Pez para seguir en la Liguilla. Y lo hizo. De visitante y ante Mineros, ganó 1-0 con un cabezazo de su goleador, el ecuatoriano Vinicio Angulo, y así se metió en semifinales por el Ascenso.

Hace poco más de dos meses cuando el mundo del fútbol se sorprendió con la llegada de Diego Maradona a Culiacán ni el hincha más optimista de Dorados hubiera imaginado que el equipo iba a jugar la Liguilla del torneo Clausura y a luchar por el ascenso a Primera. No tenía triunfos en los seis encuentros que había jugado. Pero todo cambió desde el arribo del Diez.

En cuanto a su rival, completó una muy sólida primera fase, con 10 victorias, 2 empates y 2 caídas, y tuvo a la mejor ofensiva del torneo, con 27 tantos (al igual que Atlante). En ella se destacan el panameño Roberto Nurse, máximo anotador del certamen (8), y el mexicano Guillermo Martínez.

Fuente: Clarín.

Compartir

Comentarios