Uno de los sospechoso fue atrapado por los policías.

Por el hecho una de las personas quedó detenida. La pistola que tenían fue robada hace unos años atrás a la Policía.

Delincuentes que intentaban huir realizaron varios disparos a la Policía. Lo curioso es que el arma de fuego que tenían pertenecía a la fuerza. Ocurrió el martes a la mañana en la zona sur de la capital.

Policías en recorridos preventivos observaron a dos personas en actitud sospechosa. Los policías les dieron la voz de alto para identificarlos, pero los sospechosos  intentaron escapar. Allí se inició una persecución a lo largo de la cual los delincuentes dispararon en varias oportunidades contra los uniformados. Afortunadamente, ninguno resultó herido.

Al llegar a Diego de Villarroel, entre Ricardo Rojas y Próspero Palazzo, una camioneta de la fuerza sorprendió de frente a los motociclistas, quienes perdieron el control del rodado y cayeron al piso.

Fuentes policiales informaron que en ese momento fueron rodeados por decenas de familiares y vecinos de los delincuentes, quienes agredieron a los uniformados. En ese contexto, solo consiguieron aprehender a uno de los motociclistas, mientras que su cómplice se dio a la fuga escudado por estas personas.

Cuando lo trasladaron a la seccional 4°, una hermana del aprehendido comenzó a agredir a los policías en la puerta de la comisaría para que liberaran a su hermano. En ese instante fue aprehendida ella también.

Las fuentes remarcaron que este sujeto no solamente tiene antecedentes y estuvo hasta hace poco tiempo en el penal de Villa Urquiza, sino que además portaba un arma que le había sido robada a un policía dos años atrás.

Compartir

Comentarios