Será uno de los elementos de Gallardo para buscar la Copa.

El volante, que entró en el segundo tiempo de la ida, vuelve a tener una oportunidad desde el comienzo. Buscará apoyar en el ataque a Pratto que estará como único delantero.

Ignacio Fernández dejó de ser un intocable para Marcelo Gallardo. Catalogado como un "cerebro" en algún momento por el entrenador, su participación en las semifinales con Gremio y en la primera final con Boca desnudaron el nuevo escenario: entró 25 minutos en el 0-1 con los brasileños en Núñez, jugó sólo el primer tiempo en Porto Alegre e ingresó en los 33 finales en la Bombonera.

Nacho Fernández y la pelota (PRENSA RIVER)

 

Ahora, justo ahora, justo para la finalísima, parece haberle llegado nuevamente una gran oportunidad y la práctica de este miércoles es elocuente en ese sentido: Nacho fue parte de los tres equipos que probó el Muñeco.

 

El flaco fue ladero de Ponzio junto a Palacios en el 5-3-2, volante muy ofensivo con el Pity Martínez en el 4-2-3-1 y mediocampista externo por derecha en el 4-4-2, todas funciones que ya ha cumplido desde que llegó a River a comienzos del 2016.

 

Con dos goles en seis partidos en la Libertadores 16 y tres en 11 encuentros en la del año pasado, en la actual edición no ha convertido en 11 juegos. Al sueño colectivo, seguramente le habrá agregado el individual: un gol. Porque entre tantas obligaciones, tendrá la de llegar al área rival si es que Pratto actuará como único delantero...

 

Fuente: Olé

Compartir

Comentarios