Santos López Alonzo fue arrestado en Estados Unidos y deportado en 2016.

Un ex soldado, que formó parte de una de las mayores masacres de la historia de Guatemala, recibió 30 años por cada víctima. Los asesinatos se produjeron en 1982.

Un tribunal de Guatemala condenó a 5.160 años de prisión al exsoldado de su Ejército Santos López Alonzo como responsable del asesinato de 171 campesinos en el norte del país en 1982 durante una de las peores atrocidades cometidas en la guerra civil que tuvo lugar en la nación centroamericana entre los años 1960 y 1996, informa AFP.

El exmilitar, de 66 años, recibió 30 años por cada persona asesinada y 30 años adicionales por delitos de lesa humanidad. Sin embargo, estas penas son más bien simbólicas, ya que la ley del país establece la estancia máxima en prisión en 50 años.

López, exmiembro de los Kaibiles, las fuerzas especiales de contrainsurgencia, fue arrestado en Estados Unidos y deportado en 2016. Según la investigación, fue parte de una patrulla que cometió una ofensiva contra la aldea de Dos Erres (en la región norteña de Petén) en diciembre de 1982, en el transcurso de la cual torturaron y asesinaron a sus habitantes. Este episodio está considerada como una de las mayores matanzas de civiles cometidas por el Ejército guatemalteco durante la guerra civil.

El conflicto interno en el país concluyó en 1996, dejando un saldo de 250.000 muertos en más de 669 masacres documentadas por la Comisión del Esclarecimiento Histórico (CEH).

Fuente: RT. 

Compartir

Comentarios