Es el segundo detenido acusado como testaferro de Daniel Muñoz.

Se trata de Carlos Geller, apuntado de ser testaferro de Daniel Muñoz, de grandes lazos con el ex presidente. Fue aprehendido en el aeropuerto de Ezeiza.

Carlos Adolfo Geller, supuesto testaferro del difunto Daniel Muñoz, exsecretario privado de Néstor Kirchner, fue detenido este sábado en el aeropuerto de Ezeiza. El hombre se encuentra implicado en la causa de los cuadernos de las coimas, en donde se detalla las relaciones ilegales entre funcionarios K y empresarios contratistas de obras públicas.

Un mes atrás, en un episodio similar, había sido detenido Carlos Cortez, también acusado de ser testaferro del exsecretario. En ese caso, la detención se realizó cuando el hombre llegaba al aeropuerto y a pedido del juez de la causa, Claudio Bonadio, quien también ordenó la captura de Geller, que se encontraba fuera del país.

 

De hecho, durante esta semana Cortez y la causa de los cuadernos K volvieron a estar en el centro de la atención, después de que la Cámara Federal porteña rechazara la excarcelación pedida para el acusado.

Tanto Cortez como Geller están vinculados al entramado de sociedades del matrimonio Muñoz – Carolina Pochetti, por medio de las cuales la Justicia cree que se lavaba dinero. Ambos implicados en la causa actuaron con ayuda de Perla Puentes Resendez, sobre quien también pesa un pedido de captura.

 

Según estableció el fiscal, los tres acusados conformaron una estructura jurídica, societaria y bancaria en la Argentina y en el extranjero, con el fin de canalizar, convertir, transferir, administrar, vender, disimular y o poner en circulación en el mercado fondos de procedencia ilícita, presumiblemente originados (en la causa de los cuadernos) y convertirlos integrarlos al circuito económico formal bajo apariencia de licitud todo ello desde al menos el año 2010 y con vigencia en la actualidad.

De acuerdo a datos de la Unidad de Información Financiera (UIF), en total, hubo 16 operaciones inmobiliarias en Miami y Nueva York, entre abril de 2010 y diciembre de 2015, por 70 millones de dólares. Con anterioridad, y en el marco de la misma investigación, también se entregó la viuda de Muñoz, Carolina Pochetti, quien tras permanecer cuatro días prófuga, se convirtió en imputada arrepentida de la causa.

 

Fuente: El Intransigente

Compartir

Comentarios