Versiones extremas indican que se jugaría en 2019.

La suspensión de la final de la Copa Libertadores y original postergación para este domingo obligó que el derby porteño quede con fecha indefinida y cruces entre dirigentes.

La mecha se encendió cuando se postergó la final de la Copa Libertadores. Ese evento hizo que automáticamente San Lorenzo y Huracán no pudiera jugar este domingo, ya que tenía pactado el clásico a la misma hora que el River-Boca. Y ahí empezó el problema.

Debido a un pedido que hizo el Ciclón de no jugar este lunes por la noche, sumado a que el club vendió una gran cantidad de entradas y de hecho la mayoría de las personas se verían afectadas si se jugara este martes, la CD fue clarita. "No podemos aceptar que les falten el respeto a nuestros socios de esta manera", le dijo Matías Lammens a Olé, marcando a fuego la postura de no jugar entresemana.

Inmediantamente, desde Huracán respondieron y hasta emitieron un comunicado directo a la Superliga pidiendo que el clásico se juegue dentro de las 48 horas como marca el Estatuto, que dice que la reprogramación inmediata es en caso de "mal clima" aunque en el Globo piden que esta vez sea igual a aquella que vivieron con Godoy Cruz.

¿Qué piden en Parque Patricios? Que no se dilate más y hasta se alinean con la Seguridad (a partir de este miércoles no puede garantizar un operativo debido al G20) y no tienen problemas en jugar con o sin público, e incluso en provincia. En Patricios quieren jugarlo ya porque entienden que el equipo de Alfaro arrastra una buena racha y es el momento inidicado, más allá de que es lo que marca el reglamento.

"Si no se puede jugar el clásico con público por el G20 debe ser en otra jurisdicción o si es necesario a puertas cerradas. El fútbol no puede pararse... Si no se respeta el estatuto el fútbol seguirá en decadencia", dijo el presidente Alejandro Nadur en La Red. Además, el secretario Fernando Moroni también dio su postura a este diario: "Una posición tan amplia de un club no van a encontrar en ningín lado. La Superliga tiene la oportunidad histórica de demostrar que actúa con equidad, igualdad y justicia".

En principio, y más allá del pedido del lado de Huracán, este lunes ya es imposible que se juegue. Lo mismo ocurre este martes, ya que según se informó ese día será el día que se reúna la Mesa Directiva de la Superliga para definir cuándo se juegue. Y ya este miércoles, comienzan los operativos por el G20. Por ende, lo más factible es que San Lorenzo y Huracán terminen jugando el clásico recién en 2019...

Fuente: Olé.

Compartir

Comentarios