Señalan al mandatario de Arabia Saudita como el encargado de ordenar la muerte del comunicador.

Mohammed bin Salman es apuntado como responsable por la muerte del periodista Jamal Khashoggi. Podría ser arrestado cuando arribe en nuestro país en ocasión del G20.

Desde Human Rights Watch han sumado hoy más tensiones a la Cumbre de Líderes del G-20 que se celebrará esta semana en la Ciudad de Buenos Aires. Es que la organización humanitaria estadounidense le solicitó al magistrado argentino Ariel Lijo que detenga a Mohammed bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudita, a raíz del asesinato en Turquía de Jamal Khashoggi, el disidente periodista saudí. 

 

Tal como reveló el diario Clarín, el juez federal ya ha elevado el pedido al fiscal Ramiro González con el fin de que sea éste quien determine si le corresponde al Poder Judicial local detener a Salman por el crimen efectuado en el consulado saudí en Estambul a inicios de noviembre. Lo cierto es que fuentes judiciales en diálogo con el matutino indicaron que "es difícil" que el juez haga caso al pedido. 

El organismo internacional Human Rights Watch le envió la solicitud al juez Ariel Lijo.

 

Explicaron que las dificultades para que la Justicia local haga un requerimiento de instrucción se debe fundamentalmente al hecho de que el asesinato de Khashoggi no sucedió en territorio nacional y porque no se trata de crimen de lesa humanidad. Cabe destacar que el príncipe heredero de Arabia Saudita arribará a la Argentina para la aguardada cumbre internacional.

 

Llegará junto a la delegación de su país y participará de las reuniones que se llevarán a cabo en la Ciudad de Buenos Aires entre el 30 de noviembre y el 1° de diciembre próximo. El pedido de la organización internacional norteamericana se da pocos días después de que la CIA consiguiera una nueva grabación en donde se establecería la responsabilidad de Mohamed bin Salman por el asesinato del periodista. 

Jamal Khashoggi fue asesinado en el consulado saudí de Estambul, el pasado 2 de cotubre.

 

La directora de la CIA, Gina Haspel, fue quien se encargó de revelar la existencia de tales registros a las autoridades turcas durante su última visita a Ankara. Según establecieron, en la grabación se escuchar como el príncipe heredero, le da instrucciones a su hermano menor Khalid, embajador saudí en Washington, para "silenciar a Khashoggi cuanto antes".

 

Una semana antes, la Agencia Central de Inteligencia ya había difundió información relacionada con escuchas que complicaban aún más la situación del príncipe heredero. En ese caso, no era la voz de Mohamed bin Salman la que se escuchaba, sino la de Maher Abdulaziz Mutreb, un oficial de seguridad que viajaba constantemente en su comitiva de seguridad.

 

Hoy se conoció que autoridades de seguridad turcas llevaron a cabo por la mañana inspecciones en el domicilio de un saudita señalado como otro sospechoso por el crimen del periodista. Durante la requisa, intentaron dar con los restos de Khashoggi tras estbelcer que dueño del fastuoso inmueble había hablado por teléfono con otro individuo vinculado al crimen. "Estimamos que en esta conversación hablaron de cómo eliminar o esconder el cuerpo de Jamal Khashoggi tras ser desmembrado", indicaron desde la fiscalía que investiga el asesinato.

 

Fuente: El Intransigente

Compartir

Comentarios