El perrito fue detenido por morderle la mano a un oficial de la policía. Gracias a una campaña online iniciada por sus dueños, evitó ir "preso" nueve meses.

No es tan épico como "Liberen a Willy", especialmente por una cuestión de tamaño. Esta vez el animal capturado que buscaba su libertad era un pequeño chow-chow de cuatro meses que enfrentaba nueve meses de cárcel por morder a un policía.

El cachorrito, Bungle, fue capturado el 17 de noviembre cuando estaba suelto en la calle, en Towcester, en el Reino Unido. Cuando los oficiales intentaron detenerlo el perrito mordió a uno en el brazo y la mano. Por el Acta de Perros Peligrosos, Bungle enfrentaba 9 largos meses en custodia policial.

Tras solamente cinco días, la gente se puso en campaña para pedir que lo liberen. Sus dueños, David y Susan Hayes, le dijeron a The Sun que creían que las acciones de la policía habían sido "desproporcionadas", porque Bungle es solamente un cachorrito.

En redes sociales, la gente rápidamente apoyó al perro. Sus dueños armaron una petición Online que reunió más de 10 mil firmas y un grupo de Facebook con más de 5 mil miembros. La campaña era un simple "¡Free Bungle!" (Liberen a Bungle).

El diario The Sun también lo incluyó en su edición del jueves.. ¡en la tapa! "Soy un tonto cachorro - ¡Sáquenme de acá!".

El viernes, el perro fue devuelto a sus dueños, aunque la policía de Northamptonshire aseguró que hicieron bien en detener a Bungle. En un comunicado de prensa, el jefe de seguridad explicó que, a pesar de la queja del público, las acciones del oficial fueron adecuadas.

"Para ser completamente claros, apoyo completamente las acciones del oficial en este caso. El perro estaba suelto y sin correa, y fue agresivo con los presentes, lo que resultó en un policía mordido que recibió heridas por las que tuvo que ir al hospital", afirmó Chris Hillery.

También, para no darle más entidad a la campaña viral, declaró que la liberación de Bungle "no fue impactada por lo que pasó en los medios".

Fuente: TN.

Compartir

Comentarios