La persona que tenía cautiva a la mujer.

La mujer era obligada por un hombre de 46 años a prostituirse a cambio de drogas. No descartan detenciones.

La Policía Federal rescató a una mujer, en Santa Lucía,  que  estaba desaparecida desde el 12 de julio, según la denuncia de su familia. Al parecer la joven que tiene 23 años estaba secuestrada por un hombre de 46. No se descarta posibles detenciones al sospechoso.

“Se registró una denuncia en la Fiscalía Federal 34a de la Capital Federal una causa por búsqueda de paradero, por la joven, este año”, explicó ayer César Barrionuevo, abogado de la Fundación María de los Ángeles, “por la lucha contra la trata”.

El letrado señaló que, al mismo tiempo, la familia había iniciado una campaña a través de Facebook para solicitar información sobre el paradero de la muchacha. Con esa “movida” en la red social, la víctima se presentó luego en la comisaría de Santa Lucía y habría manifestado que estaba en esa ciudad “de manera voluntaria”.

Sin avances la familia acudió a la Fundación. En los últimos días, P.M (iníciales de la víctima) desde el teléfono de una vecina pidió que bajen las publicaciones de las redes sociales.

Causa

Según informaron desde la Fundación Verón, el sospechoso habría prostituido a la joven a cambio de drogas. “El tipo la amenazaba y la obligaba a decir a la familia que estaba feliz. Es un ‘transa’ de la zona”, añadió Susana Trimarco referente del organismo.

Por su parte la madre de la joven dijo en La Gaceta: “Se fue, pero no tenía problemas en su casa. Tiene una familia que la quiere y la acompaña”.

María del Carmen explicó que su hija había estado detenida el año pasado, luego de ser descubierta consumiendo droga en la vía pública con un grupo de jóvenes. En esa línea, contó que padece adicción y que había sido cuidada en la casa luego de estar encerrada.

Rescate

Personal de la Subdelegación Concepción de la Policía Federal (PFA) rescató en Santa Lucía a la joven.

Alrededor de las 20, una mujer se acercó a los federales y les advirtió sobre a una pareja que se desplazaba por la ruta provincial 307, cerca del acceso a la ciudad. La desconocida, en ese momento, les dijo que una joven estaba privada de la libertad y que había publicaciones en internet.

Ante la denuncia, los agentes federales interceptaron a la pareja en la ruta y, como primera medida, separaron a la chica del hombre. Los policías se contactaron inmediatamente con los familiares porteños, vía telefónica, teniendo en cuenta que no había resistencia de ninguna de las partes.

“No quiero estar acá. Me están obligando a quedarme. No puedo hablar con nadie y me están pegando”, le dijo la muchacha a su hermana, al reconocer su voz en el celular de los oficiales.

Compartir

Comentarios