La pelea de Alberto Melián contra Murodjon Akhmadaliev, en Río 2016. Foto: Lorena Lucca

El COI investiga a la Asociación Internacional de Boxeo por irregularidades financieras y por su presidente uzbeko, acusado como “criminal mayor” por el Departamento del Tesoro estadounidense.

Desde su ingreso al programa de los Juegos Olímpicos en St. Louis 1904, el boxeo sólo estuvo ausente en Estocolmo 1912, porque su práctica estaba prohibida en Suecia. Es uno de los deportes con más tradición en el olimpismo y el que más medallas (24) le aportó a Argentina a lo largo de la historia. Pero hoy corre riesgo de quedarse afuera de Tokio 2020.

Es que el Comité Olímpico Internacional, reunido esta semana en la capital japonesa, le abrió una investigación a la Asociación Internacional de Boxeo (AIBA) debido a la “preocupación” que genera su situación financiera y ética, congeló sus pagos al organismo y bloqueó su planificación de los Juegos de 2020, lo que podría derivar en el retiro del reconocimiento oficial de la AIBA.

Desde el COI aseguraron que todas esas acciones están pensadas para “proteger a los deportistas y garantizar que habrá un torneo olímpico dentro de dos años”. Sin embargo, también comunicaron que recién en junio de 2019, en la Sesión del Comité que se realizará en Lausana, se tomará una decisión definitiva sobre la participación -y en qué condiciones- del boxeo en Tokio.

“No queremos que los atletas sean castigados por el mal comportamiento de ciertos responsables. Haremos todo lo posible para garantizar que puedan perseguir su viaje olímpico”, había dicho hace unos días Thomas Bach, presidente del COI.

El alemán destacó además que se sentía “extremadamente preocupado por la gobernación de la Asociación”, que a principios de noviembre, y a pesar de las advertencias del ente que rige el olimpismo, ratificó como presidente al uzbeco Gafur Rakhimov, quien era vice de la entidad desde 2003.

Rakhimov está acusado de ser un “criminal mayor” de su país por el Departamento del Tesoro estadounidense. Y aunque él sostiene su inocencia -aseguró que las acusaciones en su contra son “falsas y están fabricadas por el precedente régimen de Uzbekistán”-, su llegada a la presidencia de forma interina en enero llevó al COI a suspender sus relaciones con la AIBA. Y su confirmación en el cargo hace unas semanas terminó de convencer al organismo liderado por Bach de que era hora de actuar.

Aunque la situación de Rakhimov no fue la única razón que motivó la reacción del Comité. La crisis que atraviesa la AIBA viene ya desde hace varios años y supera lo puramente político. Luego de los Juegos de Río de Janeiro 2016, 36 oficiales y árbitros fueron suspendidos sospechados de amaño de combates.

La organización estuvo además al borde de la quiebra en 2017 como consecuencia de la serie de irregularidades financieras que también serán investigadas en los próximos meses por la comisión liderada por el serbio Nenad Lalovic.

Rakhimov aseguró el jueves que “el riesgo de una quiebra por los errores del pasado quedó atrás y nuestra situación financiera está bajo control”. Pero sus palabras no terminaron de convencer al COI, que sí reconoció el progreso de la federación boxística en lo relativo al arbitraje y ala normativa antidóping.

Mientras dure la investigación, que culminará con la presentación de un informe en junio del año que viene, no se fijarán los criterios de clasificación para los próximos Juegos Olímpicos, los organizadores no podrán vender entradas para este deporte ni la AIBA podrá emplear los símbolos olímpicos en sus comunicaciones.

“No vamos a avanzar sobre el tema de la clasificación ni en los test previos a los Juegos ni en la planificación de los horarios. Nuestro fin último es tener en Tokio 2020 una competición de boxeo con los atletas debidamente protegidos”, explicó el australiano Kit McConnell, director de Deportes del COI.

Así, el boxeo quedó ante un panorama preocupante y con más dudas que certezas sobre su futuro en el olimpismo, cuando faltan menos de dos años para la próxima gran cita del deporte mundial.

Compartir

Comentarios