Así quedó el automóvil después del tiroteo.

Los efectivos, integrantes de la Brigada de Investigaciones Sur, pensaron que eran delincuentes, en realidad era un hombre con su hijo dedicados a la instalación de cámaras.

Tres policías que integran la brigada de Investigaciones Sur quedaron detenidos. Los efectivos, el viernes pasado, dispararon al vehículo en el que viajaban un técnico electrónico y su hijo, en Concepción. Los otros dos uniformados involucrados en el hecho, quedaron en libertad.

José María Rivero y su hijo Leandro circulaban por la traza nueva de la ruta 38 en un Volkswagen Suran. Se dirigían a Gastona para instalar una cámara de seguridad en un negocio. Tras pasar el río Gastona y tomar un camino de tierra fueron interceptados por un vehículo oscuro. “De ahí descendieron tres hombres armados, quienes sin mediar palabras nos comenzaron a disparar. Mi hijo sacó una de sus manos para pedirle que dejen de atacar, pero siguieron haciéndolo. Entonces, no nos quedó otra que tratar de escapar de la balacera”, contó Rivero en La Gaceta.

Según el Fiscal de la III nominación del Centro Judicial Concepción,  Jorge Echayde, hubo por lo menos 20 disparos. Uno de los impacto habría provocado el incendio del rodado. “Nos tiraron a matar. Si nos salvamos, fue por milagro. Y lo hicieron sin respetar ningún protocolo de procedimiento. Nosotros tratamos de huir porque pensábamos que eran asaltantes. Andaban de civil y sin identificación” añadió.

En la Unidad Regional Sur difundieron ayer datos que vinculan al hecho con la búsqueda de una banda de asaltante, que tenía previsto concretar un atraco en la vivienda de una conocida empresaria de servicio fúnebre, en “La Perla del Sur”.

En la fuerza de seguridad explicaron que los efectivos de la Brigada de Investigaciones, cuando circulaban por la 38, vieron una camioneta Suran con una escalera en su porta equipaje. Es decir, esas características coincidían con las descripciones que habían aportado testigos del caso.

 “Ahí se observó a dos hombres, quienes, al ser interceptados, intentaron huir de inmediato, haciendo marcha atrás. Ante las sospechas de estar ante las personas buscadas, es que el personal realizó disparos con su arma reglamentaria a los fines de amedrentarlos”, dice el parte.

El fiscal Echayde confirmó el requerimiento de detención contra tres policías. La resolución fue adoptada con base en los testimonios de las víctimas, el reconocimiento de los que efectuaron los disparos y las pruebas de dermotest que se practicaron sobre los uniformados, entre otros elementos.

 

Compartir

Comentarios