También, la logística con respecto al Mundial de Clubes es otra incógnita.

El Gobierno y la Policía de Madrid dispondrán los operativos para que River o Boca celebren el título donde habitualmente lo hacen Real y Atlético Madrid.

En las próximas horas, Boca y River levantarán vuelo vía Ezeiza con destino a Madrid. Allí se definirá, de manera inédita e insólita la Copa Libertadores de América. Y luego del partido, habrá un campeón y habrá un subcampeón. Y habrá que desmontar a todo un equipo y a sus miles de hinchas.

Esta última parte preocupa de más al ayuntamiento de Madrid. Más allá de que la idea inicial de ambos planteles era recoger la Copa o la bronca, según toque, y salir rumbo a Barajas para retornar a la Argentina, el gobierno madrileño sugirió que realicen una ronda de festejos en las calles españolas para la multitud que estará en el estadio.

Ante la no respuesta de los clubes, el Ayuntamiento de Madrid ya resolvió: si gana River, el epicentro de los festejos será la fuente de Cibeles, histórico lugar de celebración del Real Madrid, ubicada a 3 kilómetros del estadio Santiago Bernabéu. Y si el que triunfa es Boca, la celebración se mudará hasta la fuente de Neptuno, dónde suele celebrar el Atlético Madrid, equidistante a 4 kilómetros del coliseo blanco.

Otro tema a resolver es el regreso o no de los planteles. Mientras Boca tiene claro que, en caso de ganar volverá a Buenos Aires y se volverá a subir a un avión para ir a Abu Dhabi con días de diferencia, desde River aseguraron que aún no saben que harán y que lo resolverán en Madrid, directamente. 

Fuente: Doble Amarilla.

Compartir

Comentarios