"En nombre de la ciencia", el profesor de Literatura hizo uso de su imaginación para probar cientos de inventos.

Parece, sin dudas, estrafalario pero es exactamente lo que hizo un profesor de literatura canadiense. ¿Qué buscaba? Hallar el “Santo Grial” de la cura para la resaca. Y, luego de 10 años de borracheras y de probar cientos de “tratamientos”, asegura que lo encontró. Al menos, no se lo puede acusar de no utilizar el método científico.

Decepcionado por la medicina moderna, decidió identificar un remedio él mismo, sometiéndose a innumerables noches de borrachera y horribles mañanas en el proceso. Toda su experiencia, Shaughnessy Bishop-Stall - de él hablamos-, la documentó en su nuevo libro: “Resaca: La mañana siguiente y One Man's Quest for the Cure”.

La búsqueda de Bishop-Stall lo llevó por todo el mundo: a beber, sufrir, repetir. Como lo señala en el libro, y como puede atestiguar cualquier persona que haya rastreado Internet en busca de una solución para su hedonismo alimentado por alcohol, ha habido poca investigación científica sobre el remedio contra la resaca.

“La razón más obvia es solo una especie de moralista. Los médicos, presionados por el tiempo, dicen: ¿Por qué voy a perder mi tiempo en esto? Todo lo que tienes que hacer es no beber”, le contó Bishop-Stall a The Guardian. “Parece que somos muy adeptos a progresar científicamente, excepto cuando se trata de este pequeño y extraño fenómeno”, agregó en The Post, el hombre de 44 años.

“Y es una especie de lógica difícil contrarrestar. Pero al mismo tiempo es probablemente la enfermedad más común. La economía sufre, la vida cotidiana de las personas se ve afectada. Entonces, ¿por qué no podemos poner un poco de esfuerzo en resolver esto?”, siguió el profesor que en el pasado fue propietario de un bar.

Para establecer su línea de investigación, Bishop-Stall registró todo lo que bebía durante una noche y evaluó la gravedad de sus síntomas al día siguiente. Luego, procedió a beber lo mismo otra noche, pero añadió un remedio para la resaca y rastreó sus efectos.

“Fue un proceso de eliminación hasta que llegué. Los ingredientes que pensé tenían algún mérito”, sostiene.

En el transcurso de su viaje empapado de licor, Bishop-Stall probó cientos de los llamados tratamientos. Estos abarcaban desde curas culinarias extrañas (anguilas y ojos de oveja en escabeche) hasta ayudantes de resaca de alta gama (un nutriente caro pero efectivo IV) hasta la estrategias más extravagantes. “Realmente se trata de desactivar los aspectos más horrendos de la resaca. Náuseas, dolor de cabeza, dolor de cuerpo: esas cosas que te mantienen acostado o incluso a veces te llevan a un consultorio médico”, agrega y promete: “No tendrás ninguno de esos”.

Aunque a veces llamaba a amigos para obtener ayuda para la investigación, especialmente en fiestas como la del día de San Patricio, en la que participaron 12 invitados y seis botellas de whisky irlandés, Bishop-Stall era principalmente su propio conejillo de indias.Y su cuerpo pasó factura de su peligroso experimento.

Esta es la receta de Bishop para curar la resaca: pesar de los problemas de salud que afectaron a Bishop-Stall, su investigación exhaustiva dio sus frutos: en el libro, revela, de hecho, que encontró una cura confiable para la resaca. Afortunadamente, no se trata de partes de animales encurtidos, sino de un puñado de suplementos de venta libre que se pueden obtener fácilmente y que hay que ingerir "luego de la última copa, justo antes de desmayarse".

El ingrediente del héroe, según Bishop-Stall, es una "dosis alta", aproximadamente 1,500 miligramos, de un aminoácido llamado N-acetilcisteína (NAC). NAC, explica, es "una especie de ingrediente mágico": ayuda al cuerpo a producir un poderoso antioxidante llamado glutatión. Además, se ha ganado su reputación como una cura de toxicidad: la NAC se utiliza en entornos hospitalarios para tratar las sobredosis de Tylenol. Junto con NAC, Bishop-Stall recomienda:

- Tomar vitaminas B1, B6 y B12, que supuestamente hacen que NAC sea más eficaz

- Boswellia sacra (incienso), que tiene propiedades antiinflamatorias

- Cardo de leche (también conocido como cardo mariano), una hierba que contiene aún más glutatión.

Bishop-Stall dice que todavía está trabajando en una forma de combatir esos síntomas, pero aún tiene que encontrar "una forma segura que realmente recomendaría a otros". La búsqueda continúa. Pero ya se puede tachar la resaca.

 

 

Fuente: Clarin. 

 

Compartir

Comentarios