Procesión de la Virgen del Valle

La gente sigue llegando a Catamarca desde Tucumán, Santiago del Estero y La Rioja, aunque este año se adelantaron algunos para celebrar las Fiestas en honor a la Virgen del valle. Una experiencia de fe particular.


Una experiencia de fe particular vive cada uno de los peregrinos que llega a Catamarca para vivir de cerca las fiestas en honor a la Virgen del Valle. Por estas horas siguen llegando penitentes que salieron de Tucumán, Santiago del Estero y La Rioja, días atrás.

"La verdad que nos están sorprendiendo los peregrinos. Este año se nos adelantaron. Es mucha la caantidad de gente que está llegando y que está caminando en las rutas. El número de peregrinos es bastante mayor de lo que nos imaginábamos. Siempre son más de 100 mil personas que llegan, pero siempre nos asombran", expresó el Padre José Díaz, rector de la Catedral Basílica de Catamarca.  

En cuanto a cómo se explica la devoción que sienten las personas que confluyen en esa provincia para esta fecha, el padre dijo que "se da a partir de una experiencia de fe muy personal, que es de cada uno de los preregrinos que cuando llegan a la imagen de la Virgen derraman su lágrimas y sienten que la Virgen los escucha y que por intercesión de ella han recibido la gracia de la salud o tal o cual beneficio en su vida personal y sienten que es la Virgen la que ha intercedido". 

De hecho, agregó que "hay muchísimos milagros que ellos traen como prueba. Son experiencias que uno dice que son milagros". 

En cuanto a las actividades que se desarrollarán, Díaz contó que la imagen de la Virgen ya está en el altar mayor y que mañana a las 18.30 va a salir en procesión. 

 

Compartir

Comentarios