El más chico, de 13 años, tenía un arma de fuego calibre 38 que estaba cargada.

Los jóvenes, de 13 y 15 años, se habían fugado de su casa, fueron capturados por la Policía de la capital cuando cometían asaltos y posteriormente, liberados.

Una mujer de 38 años, madre de dos adolescentes de 13 y 15 años, se mostró desesperada frente a una situación que conjuga las penurias de una vida signada entre las drogas y el malicioso universo delictivo. Viven en el barrio Democracia, en uno de los humildes lotes en la zona sur de la ciudad capital de Salta, desde donde, según ella, sus hijos volvieron a fugarse con un solo propósito: consumir drogas y delinquir. En ese contexto, los adolescentes fueron encadenados en sus camas por su progenitora en un elocuente gesto de desesperanza.

El martes 27 de noviembre la mujer de 38 años decidió acercarse hasta la Comisaría Décima, ubicada en el barrio Santa Cecilia, para denunciar el "extravío" de sus hijos. Al parecer minutos antes los jóvenes se habían empeñado, una vez más, en romper una reja de la vivienda para poder escapar. Mientras la señora intentaba alertar a las fuerzas de seguridad por el supuesto "extravío" de sus hijos, éstos asaltaban a otra señora para quitarle la cartera, hecho que ocurrió en una de las paradas de colectivos en el barrio Docente Sur.

Personal investigativo salió a la calle de la ciudad para dar con el paradero de los menores. En medio de la búsqueda fueron alertados sobre un hecho delictivo con cuatro involucrados. Dos de ellos eran los hijos denunciados por su madre. Además de los adolescentes de 13 y 15 años, la Policía logró detener a otros dos, uno de 15 y otro de 25 años, quienes fueron puestos a disposición de la Fiscalía Penal de turno y el Juzgado de Menores. Al cabo de algunas horas los tres menores fueron liberados mientras que el mayor sigue privado de su libertad.

Tras el malogrado robo a una señora, los ladrones juveniles fueron interceptados por policías del Sector 7B a pocas cuadras del lugar del hecho, en el barrio Docente Sur. Al ser requisados, el más chico de 13 años tenía un arma de fuego calibre 38 que estaba cargada. Inmediatamente el operativo se extendió por la zona y detuvieron a los otros dos, quienes estaban en un auto esperando a los menores. En el interior del rodado los uniformados hallaron una segunda arma de fuego, calibre 32, y varios cartuchos. El hecho quedó a cargo de la Fiscalía Penal 3 y del Juzgado de Menores 1.

Fuente: El Tribuno.

Compartir

Comentarios