La advertencia de Pérez Esquivel.

El Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, cuestionó las políticas sociales y económicas que lleva adelante el gobierno actual, en el marco del Día Internacional de los Derechos Humanos.



A 38 años de recibir el Premio Nobel de la Paz por denunciar los crímenes del terrorismo de Estado, Adolfo Pérez Esquivel, hizo un análisis de la situación actual que atraviesa el país en materia de Derechos Humanos. 

Pérez Esquivel cuestionó las políticas económicas y sociales que implementa el gobierno de Mauricio Macri al considerar que viola todo tipo de derecho. 

"Hay un retroceso muy fuerte en la política de Derechos Humanos, no sólo represivo sino que el hambre, la marginalidad, el desempleo también viola el derecho de los pueblos y eso lógicamente nos está preocupando muchísimo", expresó en diálogo con LV12, en el Día de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.  

También, criticó el nuevo protocolo de seguridad que quiere aplicar el gobierno nacional donde amplía las posibilidades del uso de armas de fuego en las fuerzas.

"Lo otro que nos preocupa es esta política de la ministra de Seguridad insegura Patricia Bullrich, que lógicamente actúa bajo el mando del presidente Maurcio Macri de aplicar mano dura, represiva a las políticas sociales, a los reclamos, privilegiando al capital financiero sobre la vida del pueblo", lanzó. 

Para el Premio Nobel, "el asunto es encontrar los caminos alternativos de unidad regional, de soberanía alimentaria, del derecho a los pueblos a la educación, a la salud porque hay que tener en cuenta que se bajó el presupuesto, es decir que hay un deterioro fortísimo en la vida de nuestros pueblos y eso no es posible, así como no es posible que se nos mueran los niños de hambre y de enfermedades evitables, y que no se atiendan a las personas mayores", reflexionó.

Pérez Esquivel recibió el premio en Oslo, Noruega, el 10 de diciembre de 1980. En su discurso, que los medios argentinos no publicaron, agradeció la distinción en nombre de “las madres que buscan a sus hijos desaparecidos, los desaparecidos, muchos de ellos niños; los miles de exiliados y los pueblos que reclaman libertad y justicia para todos”. También “en nombre de los pueblos de América latina, de los trabajadores, obreros y campesinos que son reducidos a niveles de vida infrahumana y ven limitados sus derechos sindicales”.   

Compartir

Comentarios