El de Madrid habría sido el último partido de gran parte del plantel Xeneize.

Sin realizar declaraciones al salir por la pista del Aeropuerto de Ezeiza, el plantel Xeneize volvió al país para quedar liberado hasta el 3 de enero. Se viene una renovación.

Luego de la derrota ante River, el Xeneize abandonó el Santiago Bernabéu, se recluyó en su hotel y hacia las 7 de la mañana de España despegó desde el Aeropuerto de Barajas. Llegó cerca de las 13 horas a Buenos Aires. 

El equipo "Xeneize", encabezado por el entrenador Guillermo Barros Schelotto, llegó al país en un vuelo chárter que partió desde Madrid anoche, horas después de haber perdido la final en Madrid. La delegación boquense salió por pista sin dar declaraciones.

El plantel de Boca quedó licenciado hasta el 3 de enero próximo, cuando se reunirá en La Bombonera para iniciar la pretemporada con miras a la reanudación de la Superliga y también a la Copa Libertadores de 2019, para la que está clasificado.

En las próximas horas se definirá el futuro del mellizo Barros Schelotto, quien concluirá su contrato el 31 de diciembre y no le será renovado.

Será tiempo de vacaciones, tiempo de despejar la cabeza y de barajar y dar de nuevo. Varios de los futbolistas que no pudieron ante River le dirán adiós al Xeneize, otros se quedarán para volver a construir la casa y ponerla en pie, desde los cimientos.

Barros Schelotto, ídolo de Boca durante su etapa de jugador, en la que conquistó 16 títulos, regresó al club como director técnico en marzo de 2016 y ganó dos torneos de Primera División, pero no pudo conquistar ninguno a nivel internacional.

Fuente: Doble Amarilla.

Compartir

Comentarios