Napoleón quedó en la historia y en el corazón de los hinchas.

El DT millonario analizó la histórica obtención de la Copa Libertadores. “Siempre hay cosas para pensar. No se termina acá”, advirtió.

"Por todo lo que vivimos, regalarle esta victoria al hincha de River fue una caricia y un abrazo al corazón. Fue para todos los hinchas que no pudieron tener la posibilidad de ver a su equipo en su estadio. Después de tantas cosas vividas, sabíamos que estábamos ante la posibilidad de brindarle esto a todos los hinchas de River", manifestó Marcelo Gallardo en su primera entrevista pública -a Radio Rivadavia- tras la consagración en Madrid.

"Siempre hay cosas para pensar. No se termina acá, esto continúa. El hincha de River va a exigir ganar en Abu Dabi, y cuando volvamos, ganar un partido de verano y conformar un buen plantel para lo que viene", agregó el Muñeco que ya entregó la lista de 23 futbolistas para afrontar la competencia y mañana encabezará el grupo que partirá rumbo a Emiratos.

 

El Muñeco, quien estuvo obligado a observar el partido desde un palco del estadio Santiago Bernabéu a causa de la suspensión que arrastraba, resaltó: Este es uno de los momentos más felices, por lo que representó para todos. Y por el significado que tiene para todos los hinchas, esto es algo imborrable y eterno". 

Marcelo Gallardo, el festejo, la camiseta y la medalla. 

 

Sobre los 120 minutos de esta superfinal, Gallardo opinó: "Sabíamos que juego iba a proponer Boca: esperando y tratando de aprovechar el contragolpe. Aunque no pensamos que se iban a resguardar tanto. De entrada hubo muchos nervios y poca precisión, en los dos equipos. Un Boca cerrado nos provocó fallar en los pases. Insistimos y en el segundo tiempo nos pusimos en partido, con el primer gol que fue un golazo. Sabíamos que teníamos que seguir insistiendo, que se nos iba a dar".

"Estar o no el banco es algo anecdótico, porque somos un grupo de trabajo y yo me siento parte de este grupo. Venimos trabajando con una fuerza muy grande", afirmó. Y hasta bromeó: "Ya me estoy acostumbrando".

Al final del partido, Gallardo celebró con sus colores del alma.

 

En esta entrevista radial, al día siguiente de la gran consagración, el técnico de River no reveló si la decisión del ingreso de Juan Fernando Quintero la tomó él o Matías Biscay. "Estamos en momentos de mucha susceptibilidad, por eso no quiero ahondar en quién hizo el cambio. Como entrenador cuando se inicia el partido uno no tiene mucho para hacer, salvo ajustar algunas cositas que tienen que ver con el desarrollo", contó.

 

Gallardo se refirió a su colega Guillermo Barros Schelotto: "No somos amigos pero tenemos una relación de habernos enfrentado como futbolistas, más allá de que cada uno defiende sus colores. Al final del partido lo saludé. Soy consciente del dolor que causa una derrota y soy respetuoso. Le di la mano y le hice un comentario".

 

Fuente: Clarín

Compartir

Comentarios