El Rubronegro venció al cuadro de Barranquilla en los doce pasos.

Atlético Paranaense venció por penales a Junior y se consagró campeón de la Copa Sudamericana. El equipo brasileño enfrentará a los de Gallardo a comienzos del 2019.

Atlético Paranaense se consagró campeón de la Copa Sudamericana, su primer título internacional: derrotó por penales a Junior en Curitiba (en los 120' empataron 1-1) y logró alzar el trofeo frente a su gente. Teo Gutiérrez falló un penal en la definición. ¿El bonus track? Lucho González, capitán del equipo brasileño, será rival de River en la final de la Recopa Sudamericana. Sí, deberá enfrentarse a su ex club.

Paranaense arrancó mucho mejor parado en su campo y con intensidad en sus ataques. El plan era que -a partir de la movilidad de los volantes- Junior dejara espacios ante sus avances en una línea defensiva de cinco hombres, poco permeable. Su paciencia -y su sapiencia- en los avances le dio su rédito a Paranaense. Porque avisó con dos tiros (un cabezazo de Pablo Felipe y un bombazo de Rafael Veiga) y, luego, facturó: Pablo Felipe, otra vez picante, se filtró entre los centrales y definió al primer palo. Gol exquisito que puso en ventaja al local.

Argentino capitán. Lucho Gonzalez, ex River, es el que lleva la cinta en el equipo de Curitiba.

 

A partir del 1-0 fue Junior quien mejoró, empujado por la necesidad y aprovechando el retroceso de Paranaense. Sin embargo, entre Thiago Heleno y Leo Pereira lograron controlar bien a Teo, la única referencia de áera, ciertamente desconectado del juego colectivo. El cerrojo con pressing de Atlético Paranaense le permitió irse al descanso conservando la ventaja mínima.

 

Atlético Paranaense estuvo cerca de ampliar en el arranque del segundo tiempo. Rony, tras habilitación de Nikao, dejó pasar una chance clarísima ante un error táctico de la defensa de Junior. El susto despabiló a la visita que, minutos más tarde, avisó con un remate de Luis Díaz que desvió Santos al corner. La insinuación terminó concretándose luego de un tiro de esquina que Teófilo Gutiérrez mandó adentro. Y casi hace doblete, pero su remate desde afuera se fue apenas desviado. Junior, además, también falló un contragolpe Jarlan Barrera luego de una jugada gestada entre Teo y Luis Díaz. Su fútbol creció en volumen y ésto perjudicó a Paranaense, a esa altura muy estático, abrumado por el 1-1, dubitativo y poco agresivo. Le faltaba hacer el click. Recién sobre el final de los 90', a través de un tiro de Nikao, recuperó su forma...

El alargue fue de ida y vuelta. Jarlan Barrera encabezó contragolpes que derivaron en centros picantes (como uno que terminó en chilena desviada de Luis Díaz) mientras que Paranaense presionó en ofensiva, generando jugadas de pelota parada peligrosísimas, aunque bien neutralizadas por la visita. Pero Junior, como Paranaense en el primer tiempo, falló la más clara de su noche para ganarlo en el tiempo regular: Jarlan Barrera desvió un tiro penal que había nacido por un jugadón de Teo Gutiérrez y González.

 

En la definición por penales, Jonathan, Veiga, Bergson y Thiago Heleno convirtieron, Fuentes y Teo Gutiérrez fallaron para Junior (Lodi hizo lo propio en Atlético Paranaense y la Copa, así, se quedó en Curitiba.

Paranaense ganó el título habiendo sido verdugo en la primera ronda de Newell's: ganó 3-0 en Brasil y pasó a pesar de la derrota 1-2 en Rosario. Fue una de sus dos derrotas a lo largo del torneo (también cayó ante Bahía, al que luego eliminaría por penales). Un gran camino hacia la Copa Sudamericana que terminó con los dos empates 1-1 ante Junior. Por penales, hubo título y ticket a otra final: la de la Recopa Sudamericana, en la que enfrentará a RiverGallardo ya está preparando los videos...

 

Fuente: Olé

Compartir

Comentarios