Manzur firmó un convenio entre el Gobierno de la Provincia y los diferentes gremios.

Alcanzará a obreros de la Fotia, Feia, Uatre y Stia. Se realizarán dos pagos, uno en diciembre y otro en enero, demandando una erogación de $22 millones por los dos meses.


El gobernador Juan Manzur firmó un convenio entre el Gobierno de la Provincia y los representantes de los trabajadores de Federación de Empleados de la Industria Azucarera (FEIA), la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE), la Federación Obrera Tucumana de la Industria Azucarera (FOTIA) y el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA), para la asistencia de dichos sectores que no fueron alcanzados por los planes intercosecha nacionales.

La firma del acuerdo se llevó a cabo en el Teatro Mercedes Sosa, con la presencia de decenas de trabajadores de las organizaciones mencionadas. También estuvieron presentes el vicegobernador, Osvaldo Jaldo, el ministro de Gobierno y Justicia, Regino Amado, el ministro del Interior, Miguel Acevedo; y la secretaria de Gobierno y Justicia, Carolina Vargas Aignasse.

Los Planes Intercosecha (denominados también Interzafra provincial), que otorga el Gobierno de la Provincia cada año, consisten en una ayuda económica para los trabajadores de las actividades de las economías regionales que son estacionales, tales como el limón y el azúcar. Este año se realizarán dos pagos, uno en diciembre y otro en enero, demandando una erogación de $22 millones por los dos meses y beneficiando a 9.000 tucumanos.

"Estamos redoblando los esfuerzos para que a Tucumán le vaya bien y pueda seguir adelante. Todos los días damos pasos en esa dirección, en cuidar a nuestra gente pero fundamentalmente promover el empleo”, afirmó el Gobernador.

Además, fue tajante al remarcar que “hay que salir de la timba financiera, eso no da trabajo. Hay que volver, en la economía nacional, al aparato productivo, a que vengan empresas, fábricas y agregar valor a lo que producimos”.

El titular de Gobierno y Justicia explicó que el fondo será pagado en diciembre en contraposición a lo que se hizo en 2017, que fue abonado en enero. “El Gobernador siempre nos dice que hay que cuidar el trabajo y al trabajador, y es lo que estamos haciendo. El Estado no ha despedido a ningún trabajador que no tenga una causa justificada”, aseguró Amado.

Y agregó: “Sabemos de la situación que están viviendo los trabajadores, sobre todo los de la industria azucarera, los que hacen a la cosecha del limón y del arándano, que tuvieron un clima adverso. Muchos días de trabajo se perdieron y, por eso, estamos dando este reconocimiento”.

Carolina Vargas Aignasse, secretaria de Gobierno, contó que a nivel nacional Tucumán registra la mayor cantidad de trabajadores de actividades estacionales. “Que la Provincia destine los fondos para esos trabajadores no solamente es una ayuda para ellos mismos, sino que también ayuda a motorizar la economía”, explicó.

El secretario de Trabajo, Roberto Palina, destacó que los planes son abonado con fondos del Gobierno provincial. “Es un beneficio importante en esta situación económica que vive el país. Vale aclarar que apunta a aquellas personas que no pudieron entrar al plan nacional por situaciones de aporte o por cumplimentar un determinado monto de sueldo”, manifestó.

Ricardo Ferreyra, líder sindical de UATRE, agradeció el acompañamiento del Gobernador y aseguró que del gremio que encabeza son 3.500 beneficiados. “Este es un paliativo para todas las personas que no entraron en el programa de Nación; significa una ayuda para que puedan pasar fin de año en mejores condiciones”, expresó.

Trabajadores golondrina

El ministro Amado aclaró que todos los trabajadores migrantes que tienen trabajo asegurado en otras provincias están siendo asistidos por el Gobierno provincial. “Aportamos alrededor de $100 millones para que más de 30.000 trabajadores puedan trabajar en esa época, en su especialidad”, expresó.

En esa misma linea, el funcionario destacó que es dinero que Tucumán recupera. “Si calculamos que cada uno de ellos trae $50.000 de vuelta por trabajo realizado, es dinero que ingresa a la provincia por más de $1.500 millones, que son gastados en el mercado local”, cerró.

La asistencia a los trabajadores migrantes, conocidos como “golondrinas”, se enmarca en el Plan de Ayuda al Personal con Empleo Transitorio (Ley 120-7/04). La normativa prevé el traslado de los trabajadores hacia otras provincias, donde tienen trabajo asegurado durante una temporada.

Es así que los trabajadores de la actividad azucarera, citrícola, gastronómica, entre otras, se movilizan entre enero y marzo a otras provincias. El 70% va a Río Negro, mientras que el resto se dirige a Mendoza, La Rioja, San Juan, Neuquén, Mar del Plata y otras ciudades de la costa.

En 2017, alrededor de 350 colectivos partieron con trabajadores hacia otros destinos. Este año se estima concretar más viajes. Cabe destacar que cada gremio solicita los traslados a la Secretaría de Trabajo.

Compartir

Comentarios