La modelo le ganó al Cáncer y recibe amenazas y burlas por su enfermedad

La modelo, actual esposa del jugador de Boca Mauro Zarate, se cansó y compartió los tremendos mensajes que le dejan los haters en sus redes sociales.

Terminado el semestre futbolístico y cerca del inicio de 2019, Natalie Weber (32) todavía debe soportar repudiables y vergonzosos mensajes a través de las redes sociales. Harta de esta situación que comenzó cuando en julio Mauro Zárate (31) decidió pasar de Vélez a Boca, la esposa del delantero expuso a algunas de las personas que le desean la muerte.

A través de Twitter, la exparticipante de Bailando 2018 hizo catarsis: “Así estamos como sociedad, hay que tener que cuidado y no escupir para arriba. Hace 6 meses que me escriben estas cosas… ¡Gente del bien!”. El irónico posteo estuvo acompañado por capturas de pantalla, en una de las cuales una chica se preguntó: “¿Cuánto falta para que Natalie vuelva a tener cáncer?”.

Otro de los escalofriantes textos mezcló ShowMatch con la antesala de la final de la Copa Libertadores de América: “Si querés que Mauro juegue la final, enviá cáncer al 46644”. No conforme, el mismo usuario completó: “@Nannitaweber, te merecés todo el cáncer del mundo, pelada HDP”.

Al final, Natalie Weber escrachó el perfil de Instagram de una de las personas que le mandaban esos mensajes y reflexionó: “Este señor se burla de una enfermedad como el cáncer. Te cuento que del cáncer te podés curar, pero tu pobreza humana la vas a tener toda la vida, y ni hablar si tenés hermanas, hijas o mamá… A mi ovarios me sobran, no como a vos que en una red social deseás la muerte. Intentá ser feliz. Si podés”.

En otra publicación del mismo hombre, Weber justificó: “No suelo hacer estas cosas, pero me veo en la obligación de remarcar que esta es la sociedad que tenemos, este tipo de gente hace seis meses manda mensajes de este tipo y también amenazando. Cuidado, capo, que de escupir para arriba no te caiga a vos. Esta es la gente a la que me refería en el posteo por si no se entendió. Criticando desde sus casas, deseando el mal ajeno. ¡De a uno, chicos!”.

 

Fuente: Rating Cero

Compartir

Comentarios