Así subían el carrito al camión municipal.

Anoche, dejaron sin su fuente de trabajo al vendedor de pochoclos, algodón de azúcar y achilata que se encontraba desde hace 8 años en la plaza de Los Congresales. El comerciante denunció que fue golpeado cuando se acercó a la Dirección de Tránsito. Mirá el video.


Juan Carlos Quiroga se quedó sin su fuente laboral, luego de que empleados de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán le secuestraran el carrito colonial con el que trabajaba desde hace 8 años en la plaza de Los Congresales. 

Anoche, un camión de la Dirección General de Tránsito y Vía Pública se presentó junto a operarios en Crisóstomo Álvarez y Congreso para proceder al secuestro del carrito ubicado a metros de la Casa Histórica.

Luego de realizar el procedimiento, se vivieron escenas de tensión cuando Juan Carlos llegó a alcanzar a los municipales e intentó subirse a la caja del vehículo. "¿Por qué se lo llevan?", fue la expresión que lanzó el propietario del carrito con desesperación.

"¡Gatos!", "¡Ratas!", "¡Déjenlo!", se escuchó por parte de los vecinos de la zona cuando la camioneta emprendió marcha y un grupo de policías se sumó hasta el trayecto que llevó el carrito a avenida Avellaneda al 600.

Pese a que se encuentra abatido por la situación, Juan Carlos quiere seguir dando pelea porque considera que el carrito ya es parte del paisaje pintoresco de la ciudad. 

"Para mí esto recién comienza. Yo voy a abogar a la patriada grande de todos los tucumanos para decir que hay que luchar contra la injusticia. Yo soy un laburante y si toda la municipalidad se quiere oponer para combatir a un laburante, yo voy a seguir siendo un vendedor de pochoclos, voy a hacer lo que pueda, pero lo que sí el carrito es mi sentir y el de muchos tucumanos que me apoyaron con su firma porque el carrito ya no es mío, sino que es de los tucumanos y los tucumanos lo quieren acá", expresó a LV12. 

El comerciante tuvo que vivir otro hecho lamentable en el corralón municipal luego del secuestro. Allí, según denunció, fue agredido por seis empleados municipales.  

"Me agredieron los muchahos. Yo pequé de ingenuo porque entramos al corralón municipal con el camión que llevaba el carrito y me dicen que adentro estaba Romero o Brito para hablar. Cuando bajo del camión me agarró uno y me tiró una trompada, otro me empujó, un policía me agarró del cuello y un señor me agarraba la cabeza y me quería hacer dar contra la camioneta. Eran seis en total. Yo no me oponía porque solamente quería charlar con Romero o Brito", relató. 

"La verdad que nos parece injusto algo tan lindo y representantivo para la ciudad. Era algo histórico, algo muy lindo y es lamentable lo que ocurrió. Ojalá se solucione", manifestó una de las tantas personas que firmó el libro donde Juan Carlos lleva más 1600 expresiones de apoyo desde que comenzó su lucha.  

Más información:

La Municipalidad quiere desalojar el carrito de pochoclos y dejar sin trabajo a Juan Carlos

Compartir

Comentarios