La joven realizó la denuncia en Tribunales.

La joven tiene 19 años. En la causa estaría involucrado el hijo de Ángel “El Mono” Ale. hay una persona detenida.

Tiene 19 años y denunció que abusaron de ella. Ocurrió en la zona de la ciudadela. La Justicia detuvo a un joven y buscan a otro.

La mujer fue a bailar a un boliche de Yerba Buena. A la salida, se fue al domicilio de una pareja amiga. Allí, a través de una red social, se comunicó con Facundo Ale, hijo de Ángel “El Mono” Ale, que se encuentra cumpliendo arresto domiciliario, condenado por la Justicia Federal. Y acordaron que él la buscaría para ir a tomar algo.

Él fue a buscarla, según relató la joven. Ale habría intentado besarla, pero ella se lo impidió. De acuerdo a su versión, él pidió perdón y luego decidieron ir a uno de los galpones de la familia para tomar unos tragos.

En el galpón, ubicado en La Ciudadela, se encontraban el sereno, que sería un tal Martín, y otro joven, que sería menor de edad, y un tal Fabián, que llegó varios minutos después. Ella, usando el celular del cuidador del lugar, se comunicó con su madre para decirle que estaba bien y que llegaría más tarde a casa porque iba a almorzar con sus amigos. Pero a los minutos de comenzar a comer, se desvaneció.

La joven se despertó al otro día en una casa “precaria” con otra vestimenta y con la cara como amortiguada. Salió del lugar y se encontró con “Martín” que todo el tiempo le remarcaba que él no hizo nada. El hombre la llevó a la casa ya que la madre la estaba buscando.

Al otro día la joven fue a un médico quien les confirmó que podría haber sido víctima de un abuso sexual. Inmediatamente hicieron la denuncia y, el martes, la ratificaron en tribunales.

En la fiscalía especializada en delitos contra la Integridad Sexual, que conduce María del Carmen Reuter, después de tomarle declaración, ordenaron una serie de allanamientos.

En el “galpón” encontraron prendas –que pertenecen a la víctima-, botellas de bebidas alcohólicas y droga. Allí se detuvo a Fabián “Spiri” Díaz, que vive allí y que sería la primera persona que vio la víctima cuando se despertó. Los policías de la seccional 3a también confirmaron que el galpón que describió la joven, ubicado en La Madrid al 1.900, pertenece a la familia Ale.

La familia de la joven recibió fotos de ella y con “Spiri” abrazándola. Esa imagen, enviada por un desconocido, complica aún más la situación procesal del hasta ahora único detenido. Para hoy está citado a declarar Facundo Ale, porque no está en claro si tuvo alguna participación en el ataque.

Compartir

Comentarios