El proyecto sobre violencia en el fútbol será el principal de la sesión, donde también se votará un acuerdo comercial entre el Mercosur y Chile.

La sesión será el próximo martes desde las 12.30. Entre otros puntos, la iniciativa propone convertir en delitos penales conductas que actualmente se consideran faltas o contravenciones.

Mientras diputados de distintos bloques terminan de cerrar las negociaciones en torno al proyecto contra las barrabravas, se oficializó la convocatoria a sesionar el próximo martes desde las 12.30. La iniciativa estaba lista para ser votada la semana pasada, pero algunas dudas y cabos sueltos sobre la redacción final frenaron la media sanción.

El proyecto sobre violencia en el fútbol será el principal de la sesión, donde también se votará un acuerdo comercial entre el Mercosur y Chile, que contaba con aprobación del Senado, pero que tampoco pudo avanzar por el rechazo de todo el arco opositor. Se trata de un convenio firmado el 4 de enero último en Montevideo, Uruguay.

La “ley anti-barrabravas” obtuvo dictamen favorable el jueves pasado horas antes de su votación, aunque tenía observaciones tanto de la oposición como del propio oficialismo. Mientras se desarrollaba la sesión con otros temas, la presidenta de la Comisión de Legislación Penal, Gabriela Burgos, encaró negociaciones de último momento con el kirchnerismo, el Frente Renovador y el interbloque Argentina Federal. Pero no hubo un acuerdo cerrado, y la votación se postergó para el próximo martes 18.

A grandes rasgos, se propone convertir en delitos penales conductas que actualmente se consideran faltas o contravenciones, y se pone el foco en aquellas conductas en las que intervienen barrabravas o se emplean armas o elementos similares. En el dictamen que surgió de las comisiones se redujeron todas las penas de prisión, de modo que serán excarcelables.

Así, se sanciona con distinto grado de dureza a aquellos que porten armas en espectáculos deportivos; que ocasionen avalanchas; que ejecuten agresiones o intimidaciones; que obstruyan el tránsito; y que revendan entradas. En los casos donde intervengan barrabravas o dirigentes, se contemplan agravantes.

Si bien el oficialismo receptó en el dictamen sugerencias de otros bloques, fuentes parlamentarias aseguraron que ese texto sufrirá más cambios, que se terminarán de pulir en las próximas horas. Si el proyecto se aprueba en el recinto, el Senado tendrá tiempo hasta el viernes 28 -día en que vence el período extraordinario- para convertirlo en ley este año, algo todavía improbable.

 

Fuente: Parlamentario

Compartir

Comentarios