La Policía se presentó en la vivienda donde fue el parto. (Foto Monterizos)

La madre está internada en la Maternidad bajo custodia policial y está siendo analizada por un equipo médico especializado. La recién nacida se encuentra en buen estado.

Una joven de 24 años abandonó a un recién nacido en un terreno baldío en Famailla. La mujer dio a luz en su propia casa y dejó al bebé en una bolsa tipo arpillera y la arrojó por encima de la tapia.

La directora de la Maternidad, Elena Hurtado, dijo que la recién nacida logró sobrevivir gracias a una bolsa arpillera porque “tiene orificios los cuales permitieron que entrara aire y ella pudiese respirar. Ese exceso de calor la salvó”.

Por su lado la mujer fue trasladada con la ayuda de sus vecinos al Hospital de Famaillá, descompensada  y cubierta de sangre. Al detectar los síntomas de parto a término, los médicos regresaron al domicilio en busca de una criatura. Al establecer que verdaderamente el parto existió, desde el hospital decidieron recorrer la vivienda.

En la habitación de la madre, los médicos encontraron rastros de sangre que conducían a una tapia. Decidieron seguir las huellas y se toparon con un montículo de arena, en el cual había una bolsa de arpillera a la intemperie.

Cuando encontraron a la criatura, los médicos la trasladaron de inmediato al hospital donde fue revisada y se comprobó su buen estado de salud. Según se pudo constatar pasó una hora más o menos a la intemperie.

Para identificarla en el proceso legal, el Servicio Social registró a la beba con el nombre de Guillermina que nació con 2.800 kilogramos y a pesar de que fue encontrada con lesiones en su piel, los estudios reflejaron un buen panorama médico: “Guille está en perfecto estado de salud”, informaron.

La madre de la bebé se encuentra internada en la Maternidad bajo custodia policial y está siendo analizada por un equipo médico especializado. Mañana será trasladada al hospital del Carmen. Allí recibirá tratamiento psiquiátrico y psicológico, ya que “aparentemente la joven padece un déficit mental y epilepsia”, dijo la directora del centro sanitario.

Se espera resolución de la Justicia para determinar dónde vivirá la bebita. Según fuentes de la Defensoría de Menores, “la criatura debería volver a su familia de origen”. Si no hubiera parientes que la reclamaran, la Dirección de Familia “tendrá que buscar otra alternativa”. En caso de no encontrar un familiar, se recurriría a la adopción de la beba.

Compartir

Comentarios