Dicen que la Justicia es lenta.

Familiares y amigos realizaron una protesta en las inmediaciones de Tribunales Penales. “No podemos esperar sentados, es la única forma de conseguir resultados”, dijeron.

Durante la mañana, familiares y amigos de las tres mujeres que fallecieron en el accidente en la autopista Tucumán-Famaillá, frente al Mercofrut, en diciembre del 2017, protestarán en las inmediaciones de Tribunales Penales para pedir la elevación a juicio oral de la causa. “No podemos esperar sentados, es la única forma de conseguir resultados”, dijo Julia Albarracín una de las sobrevivientes en el siniestro.

Las personas que perdieron la vida fueron identificadas como Natalia Ariñez (integrante de la agrupación Hijos) y Alejandra Wurschmidt, quienes murieron en el lugar del accidente; en tanto, Marianella Triunfetti falleció horas más tarde en el hospital Padilla donde estaba internada en grave estado.

Albarracín reclama las demoras que hay en la causa y más cuando ocurrió hace dos años. “Sabemos que la Justicia trabaja así en muchas causas. Le pasa a un montón de ciudadanos”, denunció.

“Son dos años del hecho pero hay un pedido de elevación a juicio de hace siete meses. Demora un montón, pedimos que Cámara baje el expediente a la Fiscalía. Estamos esperando que nos entreguen una cedula. Todavía faltan más pasos”, explicó sobre la causa.

Accidente

Las mujeres volvían a la capital junto a otras dos personas en un auto Renault Clio por la autopista San Martín luego de participar de una jornada por la memoria en La Escuelita de Famaillá.

Según datos aportados por la Policía, otro vehículo, un Fiat Siena, que iba en dirección contraria, perdió el control, salió de su carril y chocó contra el Clio, de frente.

De acuerdo a lo que se comentaba en el lugar del hecho, el conductor del Fiat Siena es un hombre oriundo de Alderetes cuya lucidez estaría en duda. “La persona que conducía tenía un alto porcentaje de alcohol en la sangre y la maniobra que hace que se cruce de carril y provoca el accidente”, detalló Albarracín.  

“Nosotras nos aferramos a nuestros caminos marcados: la militancia. Nos recuperamos, pero hay secuelas que la seguimos trabajando”, cerró la mujer.

Compartir

Comentarios