La joven tenía 17 años cuando fue asesinada.

La madre de la joven denunció que fue amenazada por los acusados. "No pueden estar en la calle, no quiero que le suceda a otra chica lo mismo", dijo.

Amigos y familiares de Gisell Barrionuevo, la joven de 17 años que fue asesinada en Monteros, realizarán una marcha –desde el Centro Judicial Monteros hasta la plaza del lugar-  para pedir que los sospechosos sean detenidos. El juez que interviene en la causa, el Dr. Mario Velasquez, ordenó la libertad de los sospechosos.

Los acusados están vinculados a una red que capta menores para vender droga. “Esta gente no la dejaban en paz, la buscaban y la sacaban en la casa. En el último tiempo la obligaban hacer de todo”, recuerda con angustia Norma Nuñez la madre de la joven.

Gisell tenía problemas de consumo. Durante cinco años, Norma luchó sola para sacar a su hija de las adicciones. “La lleve a Catamarca y los sospechosos la buscaron, después la leve al Hospicio del Carmen y también la sacaron”, contó.

El juicio está previsto para el mes de julio 2019. “Pero anda en la calle como si nada. Venden. Ya fui amenazada”, denuncia. Y agrega “No tengo miedo, pero pido que no libres para que no le pase a otra chicas”.

Compartir

Comentarios