El ex defensor, campeón en la era Bianchi, se suma a la institución xeneize. Su primera misión, cerrar la llegada de un DT tras la salida de Barros Schelotto.

La final perdida ante River por la Copa Libertadores despertó un cimbronazo en el Mundo Boca. Aceleró la partida de Guillermo Barros Schelotto, quien igualmente no andaba con ganas de renovar el contrato que se le vencía a finales de año. Y también generó una transición mucho más accidentada. Todavía no se definió quién será su sucesor en el banco de suplentes, pero Daniel Angelici ya abrochó la llegada de una pieza que será fundamental en este 2019 colmado de obligaciones. Nicolás Burdisso es el nuevo director deportivo del club.

 

A través de su cuenta oficial de Twitter, Boca anunció la contratación de Burdisso junto a una foto del momento de la firma del contrato del exdefensor. Burdisso trabajará junto a Aníbal Matellán (será secretario deportivo) y deberá decidir quién será el entrenador que se haga cargo del equipo en 2019. Según trascendió, Burdisso será presentado este lunes a las 18, en la Bombonera.

 

Los tiempos apuran a la dirigencia, que ahora delegará en el ex defensor central la responsabilidad de conseguir al nuevo entrenador. Para el puesto picaron en punta tres grandes candidatos: José Pekerman, Antonio Mohamed y Miguel Angel Russo.

Burdisso durante sus épocas de gloria en Boca.

 

La idea de los directivos es llegar al jueves de esta semana con el tema resuelto, o al menos con algo encaminado con los nombres que ya suenan. ¿Será la misma idea que Burdisso? Quizás el ex Inter y Genoa ya apalabró a un tapado.

 

Un ganador

Nicolás Andrés Burdisso (nacido en Altos de Chipión, Córdoba hace 37 años), se formó con Jorge Griffa en la divisiones inferiores de Newell's. A Boca llegó en 1999 y el 10 de octubre de ese mismo año tuvo su debut en la victoria 2-0 frente a Instituto de Córdoba.

 

Con la azul y oro, el cordobés logró convertirse en un referente del equipo y conquistó siete títulos en su etapa como jugador, entre los cuales se destacan tres copas Libertadores de América (2000, 2001 y 2003), además de la extinta Copa Intercontinental, en 2003, frente al AC Milan.

 

Más tarde, el defensor tuvo una destacada trayectoria en el fútbol italiano, especialmente en el Inter de Milán, club en el cual se mantuvo durante 5 años para luego ser transferido a AS Roma. Se retiró jugando para Torino el año pasado.

 

Fue internacional con la Selección en un total de 49 partidos, en los que convirtió dos goles. Con la Sub 20 se consagró campeón mundial en Argentina 2001, con José Pekerman en el banco, y con la Selección olímpica conquistó el oro en Atenas 2004 de la mano de Marcelo Bielsa.

 

Con 18 títulos cosechados en su carrera, 11 nacionales –2 en Boca y 9 en Inter– y 7 internacionales –5 con Boca y 2 con la Selección–, Burdisso es el sexto jugador argentino más ganador, detrás de Esteban Cambiasso, Alfredo Di Stéfano, Lionel Messi, Guillermo Barros Schelotto y Sebastián Battaglia.

 

La lucha por Angelina

Pese a tener una exitosa carrera como profesional, su gran victoria se dio fuera de los campos de juego cuando se perdió casi toda la temporada 2004/05 con el Inter. En ese entonces, su hija Angelina tuvo leucemia y él decidió marcharse de Italia para estar en Buenos Aires junto a ella, sin importarle que podría haber perdido su lugar en uno de los clubes más prestigiosos del mundo.

 

El mundo de los negocios

También incursionó en el mundo de los negocios. Junto a su mujer, Belén Soler Valle, crearon Vinos de Potrero, una bodega boutique de alta gama en Gualtallary, Mendoza con productos de venta al público que van desde $ 240 a $ 800.

 

La elaboración de sus vinos de alta gama están a cargo del enólogo Bernardo Bossi Bonilla, quien trabajó en bodegas como Catena Zapata, Ernesto Catena Vineyards y Casarena. Entre las etiquetas producidas se encuentran: Malbec de Potrero, Reserva de Potrero, Gran Malbec de Potrero y El Debut de Potrero. Todos ellos obtuvieron grandes premios por reconocidas revistas y críticos de vinos.

 

Fuente: Clarín

Compartir

Comentarios