Varias organizaciones de mujeres reclamaron ayer ante la Casa de Tucumán (Buenos Aires) la libertad de Belén, condenada a 8 años de prisión tras un presunto aborto espontáneo.

La dirigente de izquierda Vilma Ripoll (MST), quien participó de la protesta, afirmó: “La condena a Belén es lisa y llanamente violencia de género institucional. No sólo no tenemos el derecho al aborto, sino que además el sistema de salud y la justicia, incluso sin pruebas, siguen criminalizando en forma retrógrada a las mujeres”.

Compartir

Comentarios