El local donde trabaja la Fundación. (Foto La Gaceta)

Delincuentes ingresaron durante la madrugada y se llevaron elementos fundamentales para la confección de los postizos. Turnos.

Ni las pelucas se salvaron. Durante la madruga delincuentes ingresaron a la Fundación Rizitos, dedicada a confeccionar postizos para niñas y adolescentes que padecen cáncer, y robaron elementos fundamentales para el trabajo que realizan a diario.

"Entraron a robar al salón, barretearon la puerta y la reja... Por suerte no me pasó nada porque tengo alarma y al sentirla supongo que escaparon. Lograron robarme un secador de pelo muy costoso y la máquina que tengo para pelar a las personas con quimio... Vi una peluca en el piso, que parece que no pudieron llevársela", contó una de sus fundadoras en la página oficial de Facebook. 

Y el relato siguió: "Podemos decir, gracias a Dios, que estamos bien. Lamentablemente es con lo que uno se queda, pero da impotencia”.

La Fundación por el hecho de inseguridad que vivió dará turnos programados. Los interesados se pueden contactar por las redes sociales.

Compartir

Comentarios