Los miembros del clan Razzouk se dedican a hacer tatuajes religiosos en la ciudad vieja de Jerusalén

El tatuaje más demandado del estudio de la familia Razzouk'es la cruz de Jerusalén', una cruz de la época de 'las cruzadas'. En el estudio de tatuajes Mikel Ayestaran ha tenido la ocasión de conocer a Ede, 'hija de un alto funcionario de la ONU, muy religiosa, cristiana ortodoxa etíope, que tras casarse vive en Canadá y que tuvo un sueño en el que tenía que tatuarse la imagen de Jesús en el brazo derecho y la virgen María en el brazo izquierdo, en Tierra Santa, y vino con toda su familia'. El hijo de Ede de 6 años, también se ha tatuado la cruz de Jerusalén, cuenta Ayestaran en 'Boulevard'.

La familia Razzouk 'tiene sellos de madera que han pasado de generación en generación' y están expuestas 'en vitrinas, desde la época de los coptos en Egipto hasta ahora'

Wassim Razzouk 'dejó su trabajo, porque era el que tenía que seguir con la tradición familiar y ahora está entrenando a su hijo de 15 años'.  Wassim es 'el custodio de esta tradición en Tierra Santa'.

Lo más curioso del establecimiento es la sala de espera donde 'hay monjas, curas y frailes' a la espera de hacerse un tatuaje religioso.

 

 

Compartir

Comentarios