Maley dio detalles del nuevo protocolo de seguridad.

El objetivo de este paquete de medidas es capacitar al personal de seguridad para actuar en la prevención y en la intervención de casos que ameriten. También, apunta a bajar los índices en materia delictiva.


Mientras la Legislatura debate el paquete de propuestas que elevó el Poder Ejecutivo para tratar de fortalecer las tareas preventivas de la fuerza provincial, el misnitro de Seguridad, Claurdio Maley, explicó los alacances del nuevo protocolo de seguridad que se pretende aplicar en la provincia para bajar los índices que se registran hasta ahora en materia delictiva. 

"Lo que queremos es trabajar fuertemente en la prevención. En principio tenemos personal con una formación fuerte en lo que hace a lo físico y entrenamiento en cuanto a legislaciones vigentes y hoy lo que pretendemos con estos vigías es aumentar la capacitación y la formación y también autorizar el uso de armas para que los municpios tengan una policía en condiciones de actar en la prevención y en la intervención de los casos que ameriten", explicó en cuanto a la creación de los cuerpos de policías municipales. 

Señaló que la idea es que "haya un rendimiento fuerte, que tengamos personal capacitado que intervenga y que trabaje siempre en conjunto con la policía". 

Para ello "vamos a dotar a los vigías municipales, luego de una capacitación en cuanto al manejo y manipulación de lo que es un arma de puño y después los otros adicionales, como armas no letales como bastón, gas, o algún dispositivo eléctrico, que puedan usar para preservar la seguridad, permitirle al ciudadano el tránsito seguro y acompañado para que realmente bajemos los índices que nos viene afectando en lo que hace a la seguridad". 

Respecto al tratamiento del paquete de medidas que se debate en la Legislatura, dijo que una vez promulgada la ley se trabajará en forma coordinada con el resto de los ministerios para fijar los plazos y cumplir el objetivo final de este proyecto.  

Protocolo Maley

El Ejecutivo elevó un paquete de propuestas al Poder Legislativo para tratar de fortalecer las tareas preventivas de la fuerza provincial. La primera de ellas llegó como decreto de necesidad y urgencia (DNU), por lo que sólo puede ser aprobada o rechazada -no modificada-, y apunta a la habilitación para la compra de armas y equipos por 8,48 millones de dólares (más 714.000 dólares en concepto de IVA). La operatoria, que se realizará a través de una firma radicada en Buenos Aires, permitirá la adquisición de elementos de origen israelí. Entre ellos, 4.000 chalecos blindados, 4.000 pistolas Jericho 9 mm, 100 escopetas calibre 12/79, 50 rifles de asalto Tavor X95, 20 subfusiles Uzi Pro, 20 lanzagranadas IWI GL40 y cuatro equipos de francotirador. La Provincia pagará el 35% en efectivo antes de que cierre el mes, mientras que el resto será saldado con cheques diferidos hasta diciembre de 2019. 

La segunda iniciativa del paquete contra el delito promueve la creación de los cuerpos de policías municipales. Este proyecto permitirá que, si los concejos deliberantes se adhieren, los uniformados de cada localidad -hoy denominados vigías- puedan portar armas de fuego, como los integrantes de la fuerza provincial. 

El tercer punto es la sanción del “protocolo Maley”, que regula los parámetros y condiciones para el uso de la fuerza para la Policía de la Provincia. El objetivo es que el uniformado tenga presentes una serie de lineamientos ante la comisión de un delito en la vía pública. Además, prevé la habilitación para que, de manera oficial, los policías puedan contar, dentro de su equipamiento, con armas eléctricas -como las pistolas Taser- y dispositivos de gas picante en aerosol.  

Compartir

Comentarios