La producción encarada por Sebastián Escobar y Carlos Hitos comenzó a formarse en mayo de este año.

“Asiento reservado” es una producción enteramente tucumana. Sus realizadores necesitan ayuda económica para poder llevarlo a un Festival en Europa.

Un cortometraje tucumano sueña con ser parte de iNCLÚS, el festival internacional de Cine y Discapacidad de Barcelona. Se trata de "Asiento Reservado", una producción encarada por Sebastián Escobar y Carlos Hitos, que comenzó a tomar forma en mayo de este año, y que necesita el último empujón para poder ser una realidad. 



"Tratamos de trabajar el corto apuntando a la idea de la inclusión. Era un proyecto que se podía hacer de bajo presupuesto, pero teniendo los recursos técnicos y artísticos decidimos hacerlo de alta calidad", explicó Hitos, a cargo de la producción del proyecto

El trabajo es 100% tucumano, por todas las personas y equipos que intervinieron en distintas etapas del proceso. "Nuestra idea es poder estrenarlo en el festival que se hace en España, pero nos está faltando el 25% del presupuesto para poder concretarlo", se sinceran desde la producción. 



"Comenzamos a mediados de mayo, y por razones personales se frenó. Tuve la perdida de mi hermana y un problema de salud que me llevó a retrasar, pero estamos de pie y buscando cerrar lo que empezamos", remarcó Escobar, autor de la idea, director del proyecto, y dueño de una historia de superación personal digna de ser destacada. Autodidacta, apasionado por la escritura, no logró terminar la secundaria y vivió gran parte de su vida en el hogar Eva Perón. "Una vez me acerqué a Miguel Ángel Estrella, cuando se filmaba ‘El piano mudo’ en la cárcel de Villa Urquiza. Le conté un poco mi vida y él me dijo ‘No bajés nunca los brazos’. Esa frase me quedó en el corazón. Y alguna vez quiero filmar mi propia biografía", señaló meses atrás en una entrevista. 



Por el momento, "Asiento Reservado" tiene publicado solamente su trailer en YouTube. El anticipo del corto muestra como una mujer embarazada (la actriz Julieta Ferrari) hace señas a un coche de la línea 10 que transita por avenida Adolfo de la Vega. En la parte que aún no puede verse en el adelanto, un joven con Síndrome de Down, Santiago Cejas, se para y le deja su asiento. Otro joven, también con Síndrome de Down, Víctor Enrique Palomino, aplaude el gesto que acaba de ver. Así se plantea la problemática, que ofrece luego un desenlace inesperado que busca generar conciencia sobre una situación que es más cotidiana de lo esperable. 

 

Fuente: El Tucumano

Compartir

Comentarios