Carrió y Marcos Peña mantendrán un encuentro para organizar la campaña.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, se reuniría con Elisa Carrió con el objetivo de limar asperezas de cara a las elecciones. La diputada ya había anunciado de su decisión de no lanzar una candidatura.

El Gobierno vuelve a tender puentes con Elisa Carrió. En los primeros días de enero Marcos Peña se reunirá con la líder de la Coalición Cívica. Será el primer contacto luego de los últimos cortocircuitos entre la diputada y el Ejecutivo, tras las críticas públicas de Carrió al Protocolo de Seguridad, que hicieron crujir como nunca antes a Cambiemos. Todavía no está previsto un encuentro con el Presidente. 

Hubo dos encuentros para allanar el terreno en el despacho del Jefe de Gabinete. Participaron, además del ministro coordinador, el titular del PRO Humberto Schiavoni y el secretario general del partido Francisco Quintana. Por la Coalición Cívica dijeron presente el flamante presidente Maximiliano Ferraro y su antecesora Maricel Etchecoin. Ferraro y Quintana -legisladores porteños- ultiman detalles para el encuentro entre Carrió y Peña.

 

 

 “Lilita reconoce que Marcos será quien concentre las decisiones de cara a la campaña”, afirman cerca del Jefe de Gabinete. La diputada señaló hace pocos meses que Peña es uno de los pocos funcionarios que se atrevía a llevarle malas noticias al Presidente. 

La jefa de la Coalición Cívica, de todos modos, ya decidió cuál será su lugar en 2019 y se refirió a la crisis en la alianza oficialista. "Las diferencias no son trágicas. Cambiemos es una gran familia donde pasan cosas. Voy a hacer campaña en todo el país, pero no voy a ser candidata a nada", le dijo este viernes a uno de sus laderos. Por la noche, posteó en su cuenta de Twitter una foto en la que se la ve junto a Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal y Peña. "Estamos todos trabajando juntos. Un beso grande y feliz Navidad!!", agregó en el comentario. .

Carrió suele decir que no le interesan los cargos. Sin embargo, la jefa de la CC hizo llegar algunos pedidos puntuales a sus socios. Ya había hecho notar su interés para que el ex vicejefe Mario Quintana volviera al ruedo. Ahora pretende extender el poder territorial de su partido.

 

En el Ejecutivo no solo tomaron nota, también empezaron a mover fichas para cumplir el deseo de la socia fundadora de Cambiemos. El jueves Peña recibió en su despacho a los referentes de cada partido y también al diputado provincial de la CC por Catamarca Rubén Manzi. Hubo fotos, sonrisas y publicaciones en Twitter. En los dos partidos repiten que probablemente este neurocirujano nacido en Santa Fe será el candidato a gobernador de Cambiemos en la provincia.

Hay una pelea en ciernes con el radicalismo local -el Frente Cívico- que controla el ex gobernador y actual senador Oscar Castillo, cuya hija era hasta el año pasado ejercía como directora nacional de Juventud bajo el mando de Carolina Stanley. Al intendente de la capital catamarqueña, el peronista Raúl Jalil, lo ven afuera, dentro de la estructura de la gobernadora Lucía Corpacci. "Solo fue un coqueteo", dicen sobre el acercamiento con el jefe comunal. 

 

Los referentes de la Coalición Cívica afirman que entre la última semana de diciembre y los primeros días de enero se reunirán con Carrió para definir la estrategia nacional y de cada distrito de su partido.

Carrió se siente fuerte en Catamarca, Chaco, Santa Fe y Córdoba, la Ciudad y la Provincia. También, en Tierra del Fuego, donde la Coalición se lanzó oficialmente este viernes. Tomás Bertotto es el representante de Carrió en Ushuaia.

En Córdoba Carrió no tiene dudas. Quiere que el candidato sea su amigo Mario Negri. El jefe del interbloque de Cambiemos en la Cámara Baja del Congreso también es el preferido de la Casa Rosada, aunque Ramón Mestre tiene predicamento en el ministerio del Interior. Carrió acaba de levantar la intervención de su partido en la provincia que consagró a Macri en 2015. El joven Gregorio Hernández Maqueda es su máximo referente.

En las Legislativas del año pasado, la socia más picante de Mauricio Macri logró duplicar su fuerza en Diputados. Pasó de tener 5 a 10 legisladores.

En la Coalición no descartan sumar a algunos de sus dirigentes en las fórmulas de las provincias -además de Catamarca- donde Cambiemos es competitivo. En el PRO, en cambio, relativizan esas versiones.

La tensión entre Carrió y Macri llegó a su clímax en las últimas semanas. No se reúnen desde octubre. La diputada presentó un pedido de juicio político contra Germán Garavano y disparó con munición gruesa por el Protocolo de Seguridad. “No vamos a ir al fascismo”, alertó. El PRO cerró filas detrás de la ministra de Seguridad, estrella en el último Consejo partidario del macrismo.

 

 

En el Congreso de la CC, el fin de semana, Carrió rechazó una ruptura pero dijo que hay corruptos dentro de Cambiemos “Por ahora no hay fecha de encuentro entre Presidente y Lilita”, avisaron cerca de la diputada.

Ferraro le resta importancia a los cortocircuitos. “Seguramente ya llegará el momento en el que se encuentren. La relación de ellos dos es abierta y sincera. A veces coinciden y otras, no. Las tensiones no nos debilitan, nos fortalecen. No somos idénticos. Lilita y la CC muchas veces ocupan un rol más pedagógico y de anticipación”, reflexiona el funcionario.

La mesa chica del PRO -con María Eugenia Vidal, Peña y Horacio Rodríguez Larreta- volverá a reunirse el 7 de enero para analizar el escenario. Para marzo, prevén un encuentro nacional de Cambiemos, acaso sea con Carrió.

 

Fuente: Clarín

Compartir

Comentarios