Roger Federer, el campeón del último Abierto de Australia. Foto: AP

Los organizadores resolvieron que si hay empate 6-6, la definición se juegue al mejor de 10 puntos el quinto set de los varones y en el tercero de las mujeres.

La próxima edición del Abierto de Australia, que se jugará del 14 al 27 de enero de 2019, no tendrá más partidos casi interminables. Los organizadores aceptaron imponer un súper tie-break al mejor de 10 puntos cuando los duelos estén igualados en 6-6 en el quinto set de los varones y en el tercero de las mujeres.

La decisión surgió luego de una consulta con jugadores retirados y en actividad, así como con gente relacionada con el ambiente del tenis.

"Le preguntamos a los jugadores, tanto del pasado como del presente, comentaristas, agentes y analistas de televisión si querían jugar un último set con ventaja o no, y partimos desde ese punto", comentó el director del torneo, Craig Tiley.

"Decidimos que habría un tie-break de 10 puntos en seis juegos, todo en el último set, para asegurarnos de que los fanáticos todavía puedan tener un final especial a estos partidos, a menudo épicos. El desempate más largo seguirá permitiendo ese giro final o un cambio de último momento en el torneo", comentó Tiley.

En el empate de los partidos individuales masculinos, los primeros cuatro parciales tendrán un tie break al mejor de siete puntos cuando queden 6-6 en el marcador. Pero en el último set se irá a un desempate al mejor de 10 puntos.

En tanto, en los individuales femeninos y en los dobles de hombres, mujeres y mixtos, el set decisivo se jugará con un tie-break de 10 puntos si igualan 6-6.

"Este tie break más largo también puede reducir algo del dominio del saque que puede prevalecer en un desempate más corto", agregó Tiley.

Esta movida implica que cada uno de los Grand Slams tendrá un criterio diferente para definir los sets decisivos.

El Abierto de Estados Unidos fue el primero en tomar la decisión de terminar con los sets finales larguísimos y en 1970 impuso el tie break si el último parcial está 6-6.

Hace dos meses, Wimbledon introdujo el tie break para el set decisivo, pero solamente cuando el marcador esté igualado en 12-12. El estadounidense John Isner fue protagonista en el césped de La Catedral de dos partidos recordados por su extensión: este año perdió la semifinal ante el sudafricano Kevin Anderson por 26-24 en el quinto set, mientras que en 2010 derrotó al francés Nicolas Mahut por 70-68 en el set final, luego de 11 horas y cinco minutos, durante tres días.

Compartir

Comentarios