El ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

El ministro de Interior dijo que 2018 "fue un año intenso, en el que pasaron muchas cosas". "La situación es compleja y requiere de medidas muy drásticas", señaló.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, sostuvo que el 2018 "fue un año intenso, en el que pasaron muchas cosas" y explicó que el Gobierno tuvo que "aplicar un torniquete para que la economía no se desangre".

El funcionario nacional resaltó que "la situación es compleja y requiere de medidas muy drásticas", pero aseguró que esas políticas "no pueden permanecer en el tiempo mucho más".

Durante una entrevista en Radio Mitre, Frigerio resaltó que "fue un golpe tremendo para la Argentina la que vino de afuera" y señaló que "costó recuperarse" de eso.

"Se devaluó nuestra moneda, tuvimos que modificar nuestra política económica, tener una política monetaria más severa y una fiscal más estricta. Tuvimos que aplicar un torniquete para que la economía no se desangre", precisó.

Al analizar la gestión de Cambiemos, el ministro opinó que uno de los errores del oficialismo fue "haber puesto la vara tan alta y creer que los problemas que se venían arrastrando desde hace tanto tiempo se podían solucionar rápidamente".

En este sentido, el referente del Ejecutivo agregó que "como la situación internacional no mejora, no tiene sentido repetir los mismos errores diciendo que esto se va a solucionar rápido".

"La economía venía creciendo hasta marzo o abril, de hecho el primer trimestre de este año ha sido uno de los mejores pero en abril ocurrió algo que fue la reversión de todos los mercados y eso nos afectó mucho más a nosotros", analizó.

Frigerio explicó que "hasta que no se ataque el déficit, la inflación va a seguir existiendo", por lo que celebró que el Gobierno vaya, "con el esfuerzo de todos, hacia un presupuesto más equilibrado para el año que viene".

"Creo que esta situación no puede permanecer en el tiempo mucho más, tenemos que ir aflojando el torniquete pero siempre sabiendo que hay que priorizar la vida del cuerpo, que en el camino no se nos queden todas las Pymes. Hoy la prioridad es no volver a caer en una crisis cambiaria", manifestó.

Por otra parte, el funcionario opinó que "no es difícil la rosca política", a la que calificó como necesaria: "Yo creo en construir consensos a través del diálogo, es ponerse en el lugar del otro y entender al que está en la vereda de enfrente", cerró.

Fuente: Ámbito

Compartir

Comentarios