La Justicia Federal le quitó a la Policía la investigación del secuestro de 273 kilogramos de marihuana que se realizó en La Cocha.

La droga incautada no estaba apta para la comercialización. Se piensa en que hubo una “mejicaneada”.

El olfato de los investigadores en este caso fue clave. La Justicia Federal resolvió separar a la Policía de la provincia de la investigación del vuelo narco en La Cocha en el que se secuestraron 273 kilos de marihuana. La tarea quedó en manos de la División Antidrogas Tucumán de la Policía Federal que, por decisión del juez Daniel Bejas, tendrá la misión de comprobar la veracidad de ese envío. Ocurre que la droga incautada sería vieja y por lo tanto no estaría apta para la comercialización.

El domingo 9 de este mes, la comisaría de esa localidad recibió un llamado telefónico donde alertaba que una avioneta estaba arrojando bultos a una finca del paraje que está ubicada en una ruta que une La Cocha con Taco Ralo. También advertía, según lo confirmó el comisario Rubén Alé, jefe de esa dependencia policial, que en el lugar circulaba una camioneta negra.

Una comisión policial se dirigió hacia esa zona. Según las actuaciones policiales, se encontró en diferentes sectores del campo la marihuana. Por el hecho fueron demorados un productor rural de Yerba Buena (informó que en esos momentos él estaba controlando los campos en los que produce), un empleado judicial que es hijo de un juez de paz (declaró que había ido hasta ese lugar para tomar una cerveza) y a un trabajador rural, que fue sorprendido, siempre de acuerdo a la versión oficial, trasladando parte de la droga en una bicicleta.

Bejas, al analizar el expediente, resolvió dejar tras las rejas al peón porque fue al único que se le encontró en su poder parte el envió, aunque no deslindó de la pesquisas a los otros dos hombres. Les secuestró las camionetas en las que se desplazaban los sospechosos para analizar los sistemas de navegación que tienen instalados y sus celulares.

Las dudas

“En las actuaciones policiales notamos algunas situaciones extrañas, por lo que decidimos darle el trabajo a la Federal”, fue lo único que declaró Bejas sobre el por qué de su decisión. Sí confirmó que se solicitaron algunas medidas para tratar de esclarecer el hallazgo. “Vamos a continuar con la investigación”, agregó.

La pésima calidad de la droga incautada es uno de los puntos que más dudas generó en este caso. La marihuana encontrada estaba totalmente seca, no tenía ni siquiera olor, según confiaron fuentes judiciales. Esa sustancia, por su estado, no podría haber sido vendida. “Es muy poco probable que un proveedor mayorista envíe una carga valuada en $ 5 millones que no pueda ser comercializada. Eso es una mejicaneada. Trataremos de saber qué pasó”, dijo una fuente cercana a la investigación.

Otra de las órdenes que impartió el magistrado es que se investigara el origen de la llamada que se realizó en la comisaría de La Cocha. Se sabe que la hizo un hombre y que no tenía tonada de lugareño. No se descartó en ese momento que podría haberse tratado de una entregada, pero ahora tratarán de establecer si realmente existió.

Los vecinos, por el momento, no aportaron mayores datos sobre el vuelo de una avioneta en la zona el día que se concretó el hallazgo de la droga. Los policías enviaron un informe al juez donde le explicaban la presencia sospechosa de dos aeronaves de color amarillo por la zona, aunque no supieron precisar más detalles. Luego, de acuerdo a fuentes judiciales, se estableció que esas naves pertenecen a una empresa que realiza trabajos de fumigación en la zona y que están guardadas en un hangar de la zona. Además, en una causa que está en poder del juez federal Fernando Poviña, estaría involucrada una avioneta blanca en vuelos sospechosos.

La declaración del trabajador rural también aportó más dudas en la causa. El hombre, que padece de una grave enfermedad, dijo que él no trasladaba ninguna droga y que sólo la habría amontonado porque ese material, que apareció en el campo, no era de él. Además, confirmó que el campo donde apareció la droga es de otra persona y que no conocía a los otros sospechosos que fueron demorados.

Fuente: La Gaceta

Compartir

Comentarios